Así ayudan las empresas cuando sucede un desastre natural

0 Publicado en RS

Ante una catástrofe natural como las que se sucedieron en el tercer trimestre de 2017 en los Estados Unidos, México y el Caribe (tanto terremotos como huracanes), las pérdidas humanas son muchas, y la cuenta de las pérdidas materiales suma cientos, miles o centenares de miles de millones.

A la hora de hacerse cargo de la recuperación y reconstrucción de las zonas afectadas se plantea una pregunta importante: ¿quién lo paga? Las necesidades pueden ser abrumadoras porque no solo hay que tener en cuenta las actuaciones inmediatas para la recuperación, sino que es necesario emprender la reconstrucción de casas, hospitales, escuelas, tuberías y alcantarillado…

Lo cierto es que 2017 ha sido un año nefasto en cuanto a catástrofes naturales, y no solo nos debemos quedar en los casos americanos, o al menos no solo en huracanes y terremotos. Los incendios forestales en España, por ejemplo, también suponen fuertes sumas que han de destinarse a la extinción y a la recuperación. Del mismo modo, los incendios de final de año en California han sido terribles y trágicos.

Dentro de los costes globales de este tipo de adversidades se encuentran los que asumen las aseguradoras. Por ejemplo, tras los huracanes y terremotos mencionados con anterioridad, se atribuyeron para MAPFRE unos costes netos para las unidades de negocio de la compañía de 176 millones de euros, mientras que se estimaron unas compensaciones a sus clientes de 1.100 millones de euros. Es decir, no solo es necesario disponer de recursos públicos, sino que las aportaciones de las empresas tienen gran importancia para el desarrollo y la recuperación.

Por otro lado están las pérdidas para los diferentes negocios e industrias de los países afectados, tal y como describimos al hablar sobre la cobertura de pérdida de beneficios por contingencia, algo que se suma a todo lo anterior y que, en ocasiones, es difícil de recuperar.

La ayuda de las empresas en las catástrofes naturales

Las empresas pueden ayudar de muchas maneras cuando se produce un huracán, un terremoto o un incendio forestal. Por ejemplo, citando un artículo de la Universidad de Wharton en Pennsylvania:

Después del tsunami de magnitud 9,1 en el Océano Índico, en 2004, que mató a más de 200.000 personas y dejó millones sin lo básico para vivir, Coca-Cola transformó su producción de refrescos en Sri Lanka en embotellamiento de agua y usó sus camiones de entrega para distribuir las botellas a las víctimas en dificultades. De igual modo, grandes compañías mineras en Chile usaron sus equipos de construcción tras el terremoto de 2010 para reconstruir las escuelas públicas que el Gobierno no estaba en condiciones de recuperar.

En general, los países que cuentan con ayuda de empresas locales para afrontar la recuperación tras las catástrofes (si la ayuda supone un 25% del total) lo hicieron más rápido tras diez años que aquellos países sin ayudas, o en menor porcentaje.

Teniendo presente que son los gobiernos los que aportan la mayor cantidad de medios económicos para la reconstrucción, así como las aseguradoras y los propios ciudadanos, la contribución de las empresas a la causas es, sin duda, de gran importancia al aportar los recursos específicos adaptados a las necesidades reales del momento.

No podemos olvidar tampoco la acción de los Voluntarios. Por poner un ejemplo, en el caso del huracán María, los Voluntarios MAPFRE ayudaron a más de 700 familias afectadas por el huracán en Puerto Rico, entregando, casa por casa, agua y alimentos no perecederos, entre otras acciones de urgencia, para ayudar a mitigar los efectos devastadores de este huracán. Los voluntarios de la compañía también estuvieron presentes ayudando a las víctimas del terremoto de México.

Etiquetas: Catástrofes naturales

Deja un comentario en Así ayudan las empresas cuando sucede un desastre natural

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.