Préstamos personales rápidos, ¿qué precauciones debemos tener?

1 Publicado en Inversiones

Muchas familias y particulares tienen la necesidad de disponer de dinero con cierta inmediatez para afrontar algún imprevisto. Estos pueden ser de cualquier tipo, desde pagar una deuda que acumula intereses —como una multa o sanción administrativa—, pasando por arreglar una avería en casa o en el coche o un gasto escolar.

Dentro de la categoría de préstamos personales, existen los préstamos rápidos. Se caracterizan por tener unos requisitos más relajados que los «normales», porque se pueden contratar a través de Internet, o por teléfono, y porque las cantidades a las que se accede son relativamente pequeñas.

La otra cara de la moneda es que son préstamos con unos intereses muy por encima de la media del mercado y con los plazos de devolución cortos, a veces en extremo.

Qué debemos saber al pedir un préstamo rápido

En primer lugar, este tipo de préstamos deberían ser una última opción. Lo más recomendable, en cualquier caso, es controlar el presupuesto doméstico para evitar sustos y disponer de un colchón para gastos inesperados.

Como es lógico, esto es lo deseable, pero no siempre es posible. Por ello, si nos vemos en la necesidad y no podemos obtener el dinero de otra manera, tengamos muy claro en qué consiste un préstamo rápido y qué nos podemos encontrar.

Por préstamo rápido entendemos —en este contexto— aquellos que se conceden en 24 horas, o menos, y con pocos requisitos —habitualmente basta con ser mayor de edad y residente en España—. Suelen prestar cantidades pequeñas, por debajo de los 1.000 euros en la mayoría de los casos y disponer de plazos de devolución entre los 30 días y los 24 meses.

Sus intereses son muy altos, pudiendo llegar hasta el 30% TAE y serán mayores cuanto más alarguemos la devolución.

Como en el caso de cualquier otro producto financiero, leer bien y detenidamente el contrato es de vital importancia. Entender sus cláusulas y examinar la letra pequeña nos ayudará a conocer la operativa del préstamo, sus características concretas y, sobre todo, las consecuencias de los retrasos o impagos.

Dos consejos para terminar, que daríamos en el caso de cualquier tipo de préstamo: no solicitar más dinero del necesario y no utilizar este producto financiero por costumbre. El primer caso es obvio, ya que cuanto más dinero se pida, mayor coste financiero asumiremos. El segundo se entiende de la misma manera, puesto que es un producto caro debido a sus elevados intereses.

Etiquetas: Economía doméstica

Una respuesta a Préstamos personales rápidos, ¿qué precauciones debemos tener?

  1. Hola buenas tardes mi nombre es Oscar Javier Rosas Ortiz y ando requiriendo un préstamo por $ 2000 a pagar en un plazo de 1 a 2 meses

Deja un comentario en Préstamos personales rápidos, ¿qué precauciones debemos tener?

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.