El vídeo bajo demanda y la evolución de la televisión

0 Publicado en Hogar, Innovación

television-899265_640

La televisión llegó a España en 1956, al principio de manera muy exclusiva debido a la falta de contenidos y, por supuesto, al precio de los televisores (prohibitivos para la época), y en este 2016 vamos camino del 60 aniversario de la primera emisión de TVE. Entre tanto, en estos 60 años, la televisión ha evolucionado mucho y hoy no se parece en nada a lo que tenían disponible nuestros abuelos hace ya seis décadas.

La tecnología y sus posibilidades nos ofrecen hoy mucha televisión bajo demanda, en el lugar y en el momento en que deseamos verla, y sus posibilidades son inmensas. Desde la TDT hasta las plataformas de streaming bajo demanda, la televisión de hoy no tiene nada que ver con las primeras emisiones.

Solo echando un vistazo a la TDT podemos escribir libros enteros acerca de cómo ha evolucionado la TV tradicional. En síntesis, pasamos de una televisión con un puñado de canales (solo dos durante la mayor parte de estos últimos 60 años) a disponer de centenares de ellos en el mando a distancia. Canales temáticos, generalistas, privados (la mayoría) o públicos, regionales y locales.

Sin embargo, la TV es más que esto. Hoy la TV es una experiencia a medida del consumidor, y a pesar de que todavía queda mucho camino por recorrer, es posible para cualquiera contratar la televisión que le guste, verla cuando quiera, y además desde el dispositivo que desee. Hoy, la televisión no depende del aparato de televisión, que además se ha convertido en un “centro de ocio” con conexión a Internet gracias a las Smart TV, o a dispositivos del estilo a Google Chromecast.

ipad-606766_640

Las aplicaciones y servicios de streaming ofrecen hoy en día no solo contenidos seleccionados, sino que además producen sus propios contenidos, como es el caso de la plataforma Netflix, que dispone de series propias como Daredevil, Narcos, House of Cards… Este tipo de estrategia es ideal para captar nuevos clientes.

El potencial del streaming de pago es elevado: nos da la posibilidad de disponer de contenidos cuando queramos y en el dispositivo elegido, como la propia televisión, la tablet, el ordenador o el smartphone. Esto hace que la televisión se haya despegado del salón y que podamos ver los contenidos que deseamos allá donde estemos.

Como es lógico estamos hablando de series, documentales y películas, pero también es posible ver canales tradicionales de esta forma, aunque no son canales que ofrezcan servicios estilo Netflix, sino más otros como Yomvi, por ejemplo.

Otra plataforma de streaming del estilo a Netflix, pero más patria, sería Wuaki TV, que ofrece streaming de series y películas, y también documentales, y tiene un plan de precios de alquiler, según el cual no es necesario pagar una mensualidad para acceder a contenidos puntuales. Lógicamente, si solicitamos el streaming de una o dos películas a la semana, la opción de suscripción (sin permanencia) suele hacerse atractiva.

Las opciones actuales son diversas, y a pesar de que todavía nos queda camino por recorrer en cuanto a experiencia de usuario y a flexibilidad de los planes de precios, la televisión en 2016 no tiene nada que ver con aquéllas primeras emisiones tímidas de hace 60 años, en 1956.

Etiquetas: ,

Deja un comentario en El vídeo bajo demanda y la evolución de la televisión

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.