X

¿Cómo bajar la humedad de una habitación?

La humedad en el ambiente, cuando es excesiva, puede ser perjudicial para la salud. Lo ideal es que la humedad relativa en el hogar esté entre el 40% y el 55%, pero hay muchos factores que pueden incrementar estos valores por encima de lo recomendable.

Entre las causas de una elevada humedad está, en primer lugar, vivir en zonas con una humedad relativa muy alta; una construcción deficiente; poco aislamiento; o un sistema de calefacción deficiente. Veamos cómo podemos reducir el porcentaje de humedad relativa en una habitación.

Además de pensar en mejorar el aislamiento de la vivienda o revisar las posibles causas —como la mencionada del sistema de calefacción defectuoso—, cuando detectamos exceso de humedad hay una serie de cosas sencillas que podemos hacer para reducirla.

Muchas veces, la prevención es fundamental para mantener un ambiente saludable y la humedad controlada. No hay que tomarse esto a la ligera, porque el aumento de la humedad facilita la aparición de moho, y la presencia de ácaros responsables de alergias y problemas respiratorios.

La humedad excesiva también afecta a otros elementos de la casa, como los muebles, los libros o la ropa, así como también deteriora las paredes y el techo.

Cómo mantener a raya la humedad en casa

Ya sea en una sola habitación o en toda la casa, sigue estos consejos para reducir la humedad en el ambiente:

  1. Ventilación. Es fundamental mantener las estancias bien ventiladas para eliminar el exceso de humedad. La ventilación puede ser natural o forzada, mediante extractores, por ejemplo. En estancias como un baño o aseo, donde se puede concentrar gran cantidad de humedad, si no disponemos de ventanas deberíamos plantearnos instalar un extractor, o adquirir un deshumidificador.
  2. Contar con un sistema climatizador adecuado. Muchos sistemas de climatización disponen de control de humedad, o bien la controlan gracias a que expulsan aire seco. Se trata de un elemento interesante si en nuestra vivienda observamos tendencia a acumular humedad, y se puede utilizar en conjunto con un deshumidificador.
  3. Controlar la temperatura de la calefacción. Cuanta más temperatura, más se notan los efectos de la humedad. Lo más recomendable es mantener la calefacción a, como máximo, 21 grados.
  4. Secar la ropa en el exterior. A veces, porque llueve o hace mucho viento, secamos la ropa dentro de casa. Esto es un error, sobre todo si tenemos tendencia a notar humedades. Además, esto facilita el crecimiento del moho y los malos olores dentro del hogar, e incluso en la ropa, que se seca mal y puede estropearse.

La idea fundamental es que, si sufrimos de humedades, el aire debe circular y renovarse constantemente. El aparato deshumidificador es una solución útil, pero si conseguimos hacer que el aire se renueve constantemente, lucharemos contra la humedad de manera muy eficaz.

Categorías: Hogar
Temas: Humedad
Ramón Soto :
X

Este sitio web utiliza cookies anónimas para facilitar y mejorar su navegación. Usted puede configurar su navegador para rechazar estas cookies, pudiendo en tal caso limitarse la navegación y servicios del sitio web. Si no modifica esta opción y continúa navegando, usted está consintiendo la utilización de las cookies de este sitio web así como su política de privacidad.

Si desea más información sobre las cookies que utilizamos en nuestro sitio web, puede consultar nuestra política de cookies
Política de privacidad