Las glorietas y rotondas, ¿por qué necesitan tanta explicación?

7 Publicado en Seguridad

3927424554_243d134888_z
Son tan frecuentes en nuestras ciudades, y fuera de ellas, que las glorietas y rotondas deberían ser pan comido para todos los conductores. Lejos de ser así, son un foco de errores, desencuentros, estrés y hasta colisiones, que suelen ser, por otro lado, de poca importancia. ¿Por qué las rotondas necesitan tanta explicación si son un elemento de seguridad vial propio de la infraestructura?

Como siempre, las causas son múltiples, pero en este caso el mayor porcentaje de responsabilidad en ello se lo llevan los conductores. No diremos el 100%, porque existen glorietas y rotondas mal diseñadas, con poca visibilidad, con señalización defectuosa… pero los conductores son quienes tienen la mayor responsabilidad en la circulación por esos tramos de vía.

Cómo circular por rotondas y glorietas, según la DGT

La DGT ha publicado en su revista y en su web un monográfico sobre la circulación en glorietas en el que se incluyen las preguntas más frecuentes que nos hacemos los conductores, y trata de responder a todas según la ley vigente, y añadiendo las dosis adecuadas de sentido común. Al fin y al cabo, las glorietas son tramos circulares de la vía por la que transitamos, y se utilizan para evitar la formación de cruces, distribuyendo el tráfico entre diferentes calles con poco riesgo.

Como tramo de vía que son, se rigen por las reglas de prioridad, de cambio de carril y de “toma” de desvíos: por regla general se circulará por el carril más a la derecha (el exterior) salvo que las circunstancias del tráfico o nuestro destino aconsejen el uso de otros carriles; usaremos los intermitentes para realizar un cambio de carril; solo se puede salir de la glorieta desde el carril más a la derecha.

???????????

Nada nuevo, si lo comparamos con la circulación por una calle de varios carriles en cualquier ciudad: no existen diferencias, salvo que el tramo de vía es circular. Entonces, ¿por qué pasa lo que pasa con las rotondas? La clave está en que no las vemos como un elemento más de la vía, sino como un obstáculo.

Si llegamos los últimos, debemos esperar a los demás; el problema es que si no hay nadie circulando la atravesamos lo más recto posible, recortando carriles sin señalizar las maniobras; nos ceñimos al interior y salimos desde allí, a pesar de que haya otros coches en el carril correcto…

Es curioso que un conductor que gire por el carril exterior, aunque no salga de la rotonda, está cumpliendo las reglas, pero ha de tener precaución de que otros conductores no realicen un movimiento antirreglamentario. Es curioso que ese conductor deba indicar su dirección con el intermitente “prudente”, el que accionamos a la izquierda para indicar a otros conductores de nuestra intención de seguir girando.

El problema de las glorietas es que son un elemento muy sencillo de entender, pero que no se respeta igualmente que otras normas muy básicas de la conducción. Por suerte, la DGT ha salido para explicar la evidencia de la circulación en glorietas, instando a los conductores a utilizar el sentido común y la normalidad como la mejor forma de afrontar una rotonda.

Foto | Alberto Varela

Etiquetas: Consejos, Glorietas y rotondas, Seguridad Vial

7 respuestas a Las glorietas y rotondas, ¿por qué necesitan tanta explicación?

  1. ¡Gracias! Muy claro y necesario.

    • Ana Maria Gutierrez dijo:

      Gracias Concha, nos alegramos de que te haya gustado.

    • Un amigo dijo:

      Hola Concha, verdaderamente queda claro lo que se pretende de los conductores en las rotondas y resulta un documento necesario.
      Pero, ¿resuelve el problema de circulación en las rotondas? No me refiero a una rotonda en los Matizales, no. Me refiero a rotondas que deben absorber o soportar altos volúmenes de tráfico optimizando recursos. Porque en el esquema que pone la DGT, con tres carriles de rotonda y dos carriles por sentido en todas las vías que confluyen en la rotonda se tiene que:
      – Todos los itinerarios que utilizan el carril interior de la rotonda son ‘antirreglamentario’s. ¿Para qué lo ponen?
      – Ninguna entrada a rotonda por carril izquierdo es “reglamentaria” ¿Para qué lo ponen?
      – Ninguna salida del rotonda por carril izquierdo es ‘reglamentario’ ¿Para qué lo ponen?
      – El único vehículo que utilizando el carril central es ‘reglamentario’ aparece de la nada sin saber de qué entrada viene o por qué carril ha entrado. ¿De dónde habrá salido?
      Se podría concluir que, no sólo ha habido corruptelas para hacer una rotonda y carreteras de coste superior al reglamentario, sino que también se está induciendo al conductor a hacer movimientos antirreglamentarios.
      Un beso y a seguir dando caña.
      P

  2. ANTONIO dijo:

    Hola
    Un choque en rotonda
    Coche A circula por carril interior y decide pasar al carril exterior para luego salir de la rotonda cuando no venía ningún coche por el carril exterior. Durante la maniobra del coche A cruzando al carril exterior aparece rápidamente otro vehículo B por el carril exterior a gran velocidad que se había incorporado a la rotonda cuando el coche A ya estaba cruzándose al carril exterior. El coche B colisiona con su puerta izquierda trasera al coche A sobre su esquina delatera izquierda.
    ¿QUIÉN ES CULPABLE?
    Gracias

  3. Manuel dijo:

    Los líos de las glorietas y su solución
    Los líos de las glorietas que tienen más de un carril traen causa de un error a la hora de trasladar el concepto de intersección a intersección especial. Veamoslo.
    Intersección es un nudo de la red viaria en el que todos los cruces de trayectorias posibles de los vehículos que lo utilizan se realizan a nivel.
    Y Glorieta es un tipo especial de intersección caracterizado por que los tramos que en él confluyen se comunican a través de un anillo en el que se establece una circulación rotatoria alrededor de una isleta central
    En el primer caso todos estaremos de acuerdo en que, para girar a la izquierda desde un vial de sentido único, el conductor que lo pretenda reañizar debe tomar el carril de la izquierda antes de llegar a la intersección. Sin embargo, la misma maniobra ejecutada en una intersección especial (que para mí debería ser lo mismo) la cosa cambia.
    A los ingenieros de tráfico se les ocurrió que ese anillo o vial circundante de la isleta central, cuando supere ciertos límites, debe dividirse en carriles. Y decidieron que esos carriles sean circulares. Pero no repararon en que los carriles circulares son infinitos porque no tienen principio ni fin, y son inútiles porque no conducen a ninguna parte. Por tanto, cunado los conductores utilizan alguno de los interiores, al pretender abandonarlos se ven obligados a invadir los exteriores, originándose así el conflicto. Y a la hora de dilucidar responsabilidades, la DGT –tal vez por lo circular de los carriles– se olvida de que estamos ante una intersección y le da el carácter de vial autónomo, en el que se “debe circular por la derecha” e, incluso, lo asimila a una autopista donde –dice– a nadie se le ocurre abandonarla desde el carril izquierdo. Por tanto, y según el dictamen del órgano rector del tráfico, lo que hay que hacer es ocupar siempres el carril exterior o de la derecha. Y eso es lo que en las autoescuelas inculcan a sus alumnos: “Tú ve siempre por el carril de la derecha y podrás dar tanta vueltas como te apetezca y salir cuando quieras porque siempre tendrás prioridad de paso”. Pero, de esta forma, el carril de la derecha o exterior está permanenetemente saturado, mientras que los interiores están infrautilizados, surgiendo así los conflictos entre el sentido común de los conductores avezados que osan utilizarlos y la sinrazón de la DGT que recomienda no hacerlo.
    Pues bien, la solución a este absurdo es lo que se hizo en A Coruña hace más de 15 años: con una peueña modificación en el diseñó de carriles, estos pasan de circulares a longitudinales, y se complementan con flechas de destino. Con ello se consiguió reduucir la siniestralidad en más del 85%. Pero eso parece que a nadie le importa, por lo que seguiremos eternamente con el problema.

Deja un comentario en Las glorietas y rotondas, ¿por qué necesitan tanta explicación?

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.