Reducir las horas de sueño: una opción que no debemos contemplar

0 Publicado en Salud

SueñoTodos queremos aprovechar el tiempo al máximo, disfrutar de nuestra familia, del tiempo de ocio y un largo etcétera de actividades. El problema llega cuando las 24 horas del día no son suficientes para hacer todo lo que nos gustaría. Restar horas de sueño es la opción a la que todos recurrimos, siendo del todo contraproducente. Numerosos estudios demuestran que descansar de forma inapropiada puede comprometer nuestra salud física y mental, empeorando así nuestra calidad de vida.

De media, un adulto necesita entre siete y ocho horas de descanso nocturno. Solo entre el 3 y el 5 por ciento de la población necesita descansar menos de seis horas y media y no llegan al 1 por ciento las personas que logran un descanso efectivo con menos de cinco horas de sueño.

Esto supone que si duermes menos de seis horas por la noche hay una alta probabilidad de que padezcas fatiga crónica, somnolencia diurna, dificultades de atención y/o concentración.

¿Cómo nos afecta la falta de descanso?

La falta de sueño afecta a todo el cuerpo, desde nuestro metabolismo a nuestro sistema inmunológico. Por regla general, las restricciones de sueño, tanto puntuales como de carácter permanente, afectan entre otras cosas a la atención, a la memoria, a nuestro aprendizaje, a nuestra habilidad para almacenar y recuperar recuerdos… Todo ello repercute en funciones tan esenciales como la toma de decisiones.

Además, durante el sueño suceden un gran número de procesos vitales. Recientemente se ha descubierto que durante el descanso nocturno el cerebro es muy activo en la eliminación de residuos, como la proteína beta-amiloide responsable de enfermedades como el Alzheimer.

La falta de sueño se ha relacionado también con la obesidad, la enfermedad cardiovascular, la reducción de la fertilidad, los trastornos del estado de ánimo, etc.
Aunque es verdad que existe un componente genético que hace que haya muchas diferencias en los efectos de la falta de sueño en cada persona, todo el mundo sufre un deterioro cuando no se produce un descanso adecuado.

¿Qué pasa cuando queremos dormir pero no podemos?

Si existen problemas para conciliar el sueño es importante consultar con un especialista, ya que en estos casos la psicoterapia y los tratamientos farmacológicos pueden ayudar. No obstante, la medicación puede ser una ayuda puntual y siempre ha de ser prescrita por un médico, ya que no evade a la persona de realizar los cambios en su conducta para que sea correcta y mejore su calidad del sueño.
Aunque se realice un uso ocasional de medicación, el sueño inducido farmacológicamente es menos reparador. Además, pueden darse dos inconvenientes básicos: la dependencia (son adictivos) y la tolerancia (su efecto disminuye y es necesario el aumento progresivo de la dosis).
dosis).

Consejos que te recomendamos seguir para mejorar tu descanso:

Crear un entorno adecuado: asegúrate de que tu cama y dormitorio son cómodos y que disponen de las condiciones adecuadas de temperatura, ruido e iluminación.

• Mantener un horario regular de descanso (no inflexible).

• Relajarse antes de ir a la cama (incluye desconectar tus dispositivos electrónicos).

• No hacer ejercicio físico tres horas antes de ir a la cama.

Cenar ligero y al menos dos horas antes de dormir, evitando cafeína y el alcohol.

Y yo, ¿cómo sé si descanso lo suficiente?

Tan solo necesitamos hacernos una pregunta muy simple: ¿cuando vuelvo a casa después de la jornada soy capaz de llevar a cabo las tareas domésticas, atender las demandas afectivas y sociales de mi familia, hacer ejercicio, etc.?

Si la respuesta es afirmativa, sin duda tu equilibrio está siendo el adecuado, pero si estamos demasiado cansados para una buena charla durante la cena, para hacer nuestro ejercicio cotidiano o leer un libro, es posible que tengas que aumentar las horas de sueño y, en caso de tener problemas para descansar, acudir a un especialista.

En este sentido, existen hospitales que disponen de «unidades del sueño» para ayudar a las personas con problemas a la hora de mantener un buen descanso nocturno.

Etiquetas: , ,

Deja un comentario en Reducir las horas de sueño: una opción que no debemos contemplar

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.