¿Cuándo podemos hablar de ansiedad y cuáles son sus síntomas?

0 Publicado en Salud

Todos nos ponemos nerviosos ante ciertas experiencias como un examen, atravesar un bache económico, comprarnos una casa o una intervención quirúrgica. En general, nos sobreviene ansiedad cuando nos enfrentamos a una situación en la que somos evaluados (hablar en público, hacer una entrevista de trabajo…), ante un peligro físico (una araña, un accidente…) o por una experiencia fóbica (viajar en avión, ir al dentista…), entre otras circunstancias.

Pero esta tensión entra dentro de lo normal, no está relacionada con un trastorno de ansiedad. Cuando existe un problema médico el nerviosismo o preocupación no remite, hasta el punto de que afecta a otros aspectos de la vida, por ejemplo, al trabajo, los estudios o las relaciones sociales.

La ansiedad se experimenta tanto a nivel mental como físico. En el primer caso, el afectado “se siente preocupado todo el tiempo, cansado, irritable, duerme mal y no puede concentrarse”, explica la Sociedad Española de Psiquiatría. En el segundo, “se elevan las pulsaciones, se experimenta sudoración, tensión muscular, dolores, temblores, respiración profunda, mareos, desmayos, indigestión y diarrea”.

En ocasiones, sobrevienen sentimientos de pánico acompañados de reacciones fisiológicas (las palmas sudorosas, corazón, respiración pesada. Otras se manifiesta como un trastorno del sueño o la dificultad para concentrarse. Otras señales de que alguien puede estar padeciendo ansiedad es el descuido en la higiene personal, el aumento o la pérdida de peso, bajo rendimiento en el trabajo o el colegio o un cambio brusco en el estado de ánimo. Normalmente, no se tienen todos los síntomas, sino que cada persona presenta unos u otros en función de factores biológicos.

E insistimos, aparte de estos síntomas, para saber si existe un trastorno, es clave la duración de los mismos: hay que acudir a un especialista cuando estos perduran en el tiempo, entre varias semanas a meses, e interfieren en la vida diaria.

 

Foto: Aitor Calero

Etiquetas: , ,

Deja un comentario en ¿Cuándo podemos hablar de ansiedad y cuáles son sus síntomas?

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.