La relación entre sociedad y alimentación, un estudio de Fundación MAPFRE

0 Publicado en Destacados, Salud

Mercado tradicional

Los hábitos alimenticios de las familias españolas están determinados, en gran parte, por su situación social y económica. En época de crisis, se puede comprobar cómo la cesta de la compra sufre una rebaja en el coste total, y cómo los compradores suelen mirar más el precio que las marcas, adaptando así su alimentación al bolsillo. Para hacernos una idea, la mitad de los hogares españoles ha reducido su gasto en compra y se ha centrado en el precio como estrategia de ahorro.

El informe “Alimentación y Sociedad en la España del siglo XXI“, realizado por Fundación MAPFRE y la Universidad CEU San Pablo de Madrid, intenta entender el impacto de los estilos de vida de las familias en sus hábitos de compra, así como en el consumo de los diversos alimentos. A partir de las conclusiones de este estudio podemos entender cómo se preparan los alimentos, con qué presupuesto mensual cuentan las familias y cuál es nivel de conocimientos en cuanto a hábitos saludables en los hogares españoles.

Con más de 2.000 encuestas, de este informe se pueden extrapolar los hábitos de alimentación de la gran mayoría de los españoles. En general, la mayoría hace las tres comidas principales en casa antes que fuera de ella, salvo en grandes ciudades como Madrid y Barcelona, entre otras. En estos casos, la falta de tiempo para ir a casa, comer, y volver al trabajo es insuficiente en muchos casos.

Menos alimentos frescos, y más alimentos básicos en la cesta de la compra

Este hábito generalizado de comer en el domicilio, junto a otros como hacer la compra, cocinar a la plancha o al horno (escapando de los fritos), comer sin prisas y dormir lo suficiente contribuye a mejorar la salud, y se asocia con menos obesidad y sobrepeso. Además nos encontramos con que, por un lado, se compran menos productos frescos, como la carne (aunque, lógicamente, no es ninguna consecuencia del informe de la OMS) y el pescado, y más alimentos básicos.

Del estudio se desprende también que siguen siendo las mujeres las principales encargadas de elaborar la lista de la compra y de hacer la compra, específicamente, sumando el 75% en detrimento del 25 % de hombres que se encargan de esta tarea. En esa lista y en el establecimiento, los hábitos se centran en buscar los alimentos más saludables (87,7%), comprobar la fecha de caducidad de los mismos (86%), y comparar precios (71,1%), lo que indica que una amplia mayoría de la sociedad hace una compra reflexiva y bastante eficiente.

En el informe se revelan curiosidades que son características de cada comunidad autónoma, como por ejemplo la proporción de renta que se dedica a la compra de alimentación (los andaluces son los que más dedican, los murcianos los que menos); las costumbres a la hora de comprar, como la meticulosidad y dotes comparadoras de los extremeños o la preocupación por el medio ambiente de los catalanes; o el tiempo dedicado a hacer la compra.

También se revelan las costumbres en cuanto al lugar en el que se hace efectiva esa compra, siendo el supermercado el más común, pero a medida que aumentan la edad y la renta, el mercado de barrio y el mercado tradicional ganan enteros.

En resumen, en este detallado informe podemos encontrarnos con los hábitos de compra y de alimentación de las familias españolas del siglo XXI, una información que en conjunto revela una preocupación general por mantenerse informados, por mejorar los hábitos familiares (regular los horarios de las comidas; comer menos en la cena o comida y otros), y por los beneficios de los alimentos y de una dieta saludable.

Más información | Fundación MAPFRE

Foto | 16:9clue

Etiquetas: , , ,

Deja un comentario en La relación entre sociedad y alimentación, un estudio de Fundación MAPFRE

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.