La importancia del reconocimiento médico para conducir

0 Publicado en Salud

??????????????????????La conducción es una actividad compleja que requiere de nuestras mejores aptitudes físicas y psicológicas. Mientras conducimos debemos mantenernos alerta ante cualquier situación que se produzca en nuestro entorno inmediato, ya sea por delante de nosotros, detrás o a ambos lados, revisando por ese motivo los retrovisores, permaneciendo atentos a los estímulos sonoros y estando alerta para reaccionar lo antes posible.

Enfermedades de la vista o de audición, el factor edad y otro tipo de condiciones pueden suponer un aumento de riesgo a la hora de sufrir un accidente, y por eso existe el reconocimiento médico para la obtención del permiso de conducir. Todos los requisitos psicofísicos exigidos se encuentran recogidos en el Anexo IV del Reglamento General de Conductores, aprobado por RD 818/2009.

¿Qué se revisa en el reconocimiento médico?

En teoría, debe revisarse todo lo que estipula el Reglamento General de Conductores, pues todo ello es un requisito psicofísico, y por tanto es deber de quien hace el reconocimiento valorar correctamente las aptitudes del conductor. Para tener una idea clara de qué se revisa, resumimos ese anexo ya mencionado del RGC:

  • Capacidad visual: se debe comprobar que el aspirante a conductor tenga la suficiente agudeza visual, que disponga en su caso de lentes correctoras (obligatorias para conducir). También se comprobará el campo visual y la sensibilidad al contraste (para comprobar si el sujeto se deslumbra fácilmente).
  • Capacidad auditiva: se debe comprobar si el conductor tiene pérdidas de audición, o bien si necesita un audífono, en cuyo caso ha de quedar registrado y será obligatorio para la conducción.
  • Sistema locomotor: debe comprobarse que no hay impedimentos para mantener una postura adecuada al volante, así como que el conductor tiene una talla mínima que no impida una correcta posición de conducción, sin malas posturas.
  • Sistema cardiovascular: ha de comprobarse que no existen problemas cardíacos, como por ejemplo insuficiencia, arritmias, llevar un dispositivo marcapasos, válvulas artificiales, hipertensión y otras cardiopatías.
  • Trastornos hematológicos: la quimioterapia no permite la circulación, y existen otros trastornos que la ponen en riesgo. Por tanto ha de comprobarse la presencia de anemia, o de trastornos en la coagulación.
  • Otras consideraciones: en el reconocimiento médico debe comprobarse que el aspirante no sufre dolencias relacionadas con los sistemas renal y respiratorio, que no tiene dolencias metabólicas o de tipo endocrino, problemas del sistema nervioso y muscular (epilepsias o problemas de equilibrio, por ejemplo), trastornos mentales o de conducta, los relacionados con sustancias como el alcohol o las drogas, o la aptitud perceptivo-motora (reconocer el movimiento, estimar distancias y velocidades, etc.).

Un buen reconocimiento es clave para nuestra seguridad

Frente a los reconocimientos médicos poco estrictos de los que todos hemos oído hablar, la importancia del reconocimiento médico para conducir es vital para nuestra seguridad, y para la seguridad de los demás. La diferencia entre un certificado emitido sin rigor, y un certificado correctamente valorado es enorme, pues en un caso se puede permitir la circulación a personas con problemas de salud de relativa importancia (más bien hablamos de problemas de visión, o de audición, incluso de problemas cardiovasculares) que pueden jugarle una mala pasada en la carretera.

El reconocimiento es como la revisión del coche: podemos no pasarla, pero entonces, ¿cómo sabemos que lo que llevamos funciona correctamente? ¿Cómo sabemos nuestro estado de salud y nuestras aptitudes reales?

Foto | H. Michael Karshis

Etiquetas: Conductores y normativa, Consejos de seguridad, Reconocimiento médico

Deja un comentario en La importancia del reconocimiento médico para conducir

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.