La dieta como sistema de seguridad al conducir

0 Publicado en Salud, Seguridad

Dieta conducir_dchaConducir es una actividad compleja que requiere de atención y de un buen estado físico y mental. Necesitamos estar atentos a un entorno complejo, tener cierta resistencia si hacemos viajes largos, mantener la atención de noche con un tiempo complicado, gestionar cualquier imprevisto… Es decir, necesitamos estar a tope, en pocas palabras, para salir a la carretera con garantías.

La dieta es uno de los elementos clave en la seguridad de nuestra conducción, pero es curioso comprobar cómo no se le presta la debida atención. No hablamos de dietas para perder peso, ni dietas especiales relacionadas con la salud en general, sino que hablamos de las reglas que seguimos para alimentarnos antes y durante un viaje. Reglas como, por ejemplo, dejar el cochinillo con sus patatas y guarnición para cuando lleguemos al destino.

La dieta es un sistema de seguridad activa

Por lo general, las personas solemos racionalizar las cosas, y a veces dejamos de atender a elementos de gran importancia, y decisivos para nuestra seguridad. Por ejemplo, nadie en su sano juicio sale sin ajustarse el cinturón de seguridad, o sin revisar el buen estado de mantenimiento del coche, pero no tenemos en cuenta que hincharnos con el gas de los refrescos, comer demasiado o comer incorrectamente es bastante peligroso. O que, al menos, nos hace asumir un riesgo que podemos evitar.

El problema viene, o puede venir, por dos frentes. Normalmente, tras una comida pesada el cuerpo se pone manos a la obra y dedica energía a la tarea de la digestión. Esta digestión puede ser ligera, normal, o pesada y si es una digestión pesada, el cuerpo necesitará dedicar más energías: aparece la somnolencia. Y la somnolencia en sí misma es una causa de riesgo alto en la conducción.

La somnolencia no es el único peligro de una alimentación errónea en el viaje, o antes del mismo, sino que una acidez inoportuna, o efectos, digamos, “colaterales” de la digestión de ciertos alimentos como los picantes o las legumbres, hacen del viaje y de la conducción una incomodidad. Y no es algo para tomarse a broma, porque todos conocemos los efectos de una comida pesada en nuestras casas, así que imaginar la pesadez de hacerlo en coche es inmediato.

La acidez es muy incómoda, y estos son algunos alimentos que la pueden favorecer:

  • café
  • alcohol
  • grasas
  • ajo
  • chocolate
  • bebidas de cola
  • menta
  • picante

Lógicamente, dependerá de la cantidad ingerida, de la sensibilidad del conductor, y más factores que influyen, pero la idea es que no hay por qué tomar riesgos si lo que vamos a hacer es conducir. Es mejor plantearse el viaje como una actividad física y mental exigente, y alimentarse en condiciones: buena hidratación (agua, básicamente, o zumos sin aditivos), alimentación completa y variada, pero ligera, preferiblemente dieta mediterránea, evitar grasas, fritos y carnes rojas, y por supuesto, el alcohol ni en pintura.

No es ningún juego, y la comilona que nos merecemos (pero con moderación) puede esperar a que lleguemos a destino, donde nos podremos relajar, disfrutar con la familia o los amigos, hacer buena sobremesa, y quizás dormir una siestecita. En ruta, vayamos a lo práctico y a lo seguro. Recuérdalo esta Semana Santa cuando salgas de viaje.

Foto | Jorge Díaz

Etiquetas: , , ,

Deja un comentario en La dieta como sistema de seguridad al conducir

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.