La ciencia abre una puerta a los lesionados medulares

1 Publicado en Salud

fundacion-lesionmedula-revista94-foto01
La lesión medular traumática representa uno de los mayores problemas médicos y sociales sin que existan terapias efectivas capaces de restablecer las secuelas neurológicas que se originan. El Hospital Universitario Puerta de Hierro Majadahonda de Madrid ha llevado a cabo con éxito el primer ensayo clínico de terapia celular personalizada en pacientes con lesión medular. Más de la mitad de estas personas han recuperado ya parte de la función motora, gracias a una investigación en la que Fundación MAPFRE ha invertido cerca de 1.500.000 euros.

El neurocirujano Jesús Vaquero, del Hospital Universitario Puerta de Hierro de Majadahonda de Madrid, que durante 20 años ha investigado la bioseguridad de un medicamento formado por células madre que se encuentran en la médula ósea, les propuso a varias personas con una lesión crónica completa, participar en el primer ensayo clínico de terapia celular personalizada. Los resultados del trabajo, que se inició en julio de 2013, han visto la luz ahora. Hasta la fecha, nadie había logrado un resultado tan esperanzador.

La intervención consiste en implantar células madre mesenquimales, que pueden dar origen a diferentes tipos de tejidos del propio paciente en el lugar exacto de la lesión medular. “Todos los pacientes mejoran en sensibilidad y al menos la mitad puede llegar a recuperar actividad motora, no para andar, pero si para que se muevan músculos que estaban paralizados. Además de cada 10 ha recuperado ya el control de esfínteres y muchos han mejorado la función sexual”, índice a el Doctor Jesús Vaquero.

ACCIDENTES DE TRÁFICO

El tratamiento de estos pacientes es uno de los grandes retos de la medicina actual. La lesión traumática es una enfermedad devastadora, sin ningún tratamiento efectivo, al menos hasta ahora, en pacientes jóvenes que durante toda su vida se ven obligados a arrastrar una gran discapacidad. Esta realidad la conoce bien Raúl Otero, que estos días recuerda con amargura cómo el coche en el que viajaba como acompañante se salió de la vía y dio varias vueltas de campana. “Fue en abril de 1991, con tan solo 17 años. Mi hermano, que conducía, salió ileso, pero a mí el golpe me dobló por completo”, subraya. Como resultado del accidente sufrió una lesión grave. De un día para otro la parte inferior de su cuerpo dejó de moverse. “Han sido años difíciles, en los que he tenido que volver a empezar de nuevo”. Una visita al urólogo del Hospital Puerta de Hierro hizo que por primera vez escuchara el nombre de Jesús Vaquero. La operación llegó, y tras un mes en la cama, trabajó mano a mano con un fisioterapeuta en la sala de rehabilitación del hospital, casi su segundo hogar. Los resultados son indescriptibles, afirma. “Puedo ponerme de pie y hablar con una persona sin tener que levantar la cabeza, vuelvo a notar el respaldo de la silla en la espalda y ya no tengo que medicarme para ir al servicio. Tienes la sensación de que tanto esfuerzo y sufrimiento ha merecido la pena”.

Etiquetas: ,

Una respuesta a La ciencia abre una puerta a los lesionados medulares

  1. Este proyecto es increíble. Digno del nobel de medicina. Y un orgullo que Fundación Mapfre haya estado allí.
    ojalá todo el dinero de otras fundaciones se invirtiera con la seriedad, responsabilidad y criterio que tienen la fundación de la empresa en la que trabajo.
    Mi más sincera felicitación

Deja un comentario en La ciencia abre una puerta a los lesionados medulares

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.