El contacto con la naturaleza es bueno para el cerebro y el estado de ánimo

0 Publicado en Salud

Gran parte de la población vive en ciudades. En concreto, a nivel mundial, el 50% se concentra en entornos urbanos, mientras que en España alcanzamos el 70%. A pesar de que los esfuerzos se centran cada vez más en crear espacios naturales dentro de las ciudades, de hacerlas más sostenibles y de acabar con la contaminación ambiental y acústica, nos falta naturaleza en nuestras vidas.

El contacto con la naturaleza es muy beneficioso. Respiramos aire puro, nos alejamos del hormigón, del tráfico, del estrés diario, de las aglomeraciones de gente. Hacemos deportes como senderismo, o simplemente nos pasamos un buen día de campo con los nuestros. Un nuevo estudio austriaco (La función para los estados afectivos de los elementos antropogénicos medioambientales y de la concentración de cortisol al practicar senderismo de montaña) sugiere que hasta el contacto más leve con la naturaleza nos beneficia a todos los niveles.

En concreto, se quiso comprobar si había alguna diferencia en lo relativo a relajación y disminución del estrés entre un entorno cien por cien natural o un entorno natural en el que se convive con elementos artificiales como edificios, aparcamientos, una autopista de fondo…

Para realizar el estudio, los investigadores enviaron a 52 voluntarios para pasar tres días de octubre en «una reconocida área de deportes de verano e invierno» en los Alpes austriacos. En días consecutivos en orden aleatorio, los participantes hicieron dos caminatas prácticamente idénticas: unos 6,5 km, de ascensión y luego un descenso de unos 700 m durante unas tres horas, caminando a velocidades similares, con una diferencia: una de las caminatas se realizó en un área prácticamente sin signos de vida humana, mientras que la otra tuvo continuamente a la vista carreteras, un remonte, construcciones o un aparcamiento.

La conclusión es que no hay diferencia alguna. Ambos entornos nos benefician y reducen el estrés. En concreto, se midió el nivel de cortisol, una hormona que se libera en respuesta al estrés, y se vio que no había diferencias significativas entre las dos rutas. Para completar el estudio se realizaron una serie de cuestionarios para evaluar sentimientos como ansiedad, euforia, ira, calma, además.

Los resultados del estudio austriaco sugieren que el contacto con la naturaleza es excelente para la salud, independientemente de la presencia o ausencia de elementos fabricados por el hombre. Los niveles de cortisol, por ejemplo, mostraron una buena caída entre el momento previo a la caminada y la mitad del recorrido, y una reducción adicional hacia el final de la caminata, en ambos casos.

Por tanto, la naturaleza nos espera para eliminar el estrés y beneficiarnos enormemente, ya sea en los grandes parques de nuestra ciudad, o en una pequeña escapada de fin de semana.

Etiquetas: Senderismo, Vida saludable

Deja un comentario en El contacto con la naturaleza es bueno para el cerebro y el estado de ánimo

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.