Dormir y envejecer, todo está relacionado

1 Publicado en Salud

14118666380_5c5c87b092_z
Dormir bien para conservarse mejor, dormir poco y mal para envejecer más. La relación entre el envejecimiento y las horas que dedicamos al descanso de calidad está cada vez más clara, y más numerosos son los estudios que lo ratifican.  Existen facciones en esto: las que defienden dormir y descansar lo suficiente, y con mucha calidad en ese descanso, y las que defienden que dormir es una pérdida de tiempo porque podríamos hacer muchas otras cosas, más interesantes.

También nos podemos encontrar con los típicos casos de genios que afirmaron dormir apenas unas pocas horas al día y gracias a ello desarrollaron todo su potencial. Esto puede servir a muchas personas como excusa para imitar su ritmo de vida y limitar las horas de descanso, pero se trata de un gran error: no todo el mundo es igual en cuanto al sueño y el descanso.

La necesidad de dormir bien

Sea como sea, dormir es algo necesario y es una característica que significa una ventaja evolutiva, pues si no lo fuese habría sido eliminado (el descanso) de nuestras vidas. Pensemos en que cuando nuestros ancestros de tiempos remotos vivían al aire libre y dormían “al raso”, ese mero hecho de dormir podía ser algo en su contra, porque quedarían totalmente expuestos y vulnerables ante los depredadores. Así que si, pese a esos peligros, desconectar unas horas al día sigue siendo necesario, por algo será.

Dormir es esencial, como sabemos por numerosos estudios, para formar y consolidar recuerdos y para formar nuevas conexiones neuronales, y “podar” las antiguas que ya no sirvan. Pero, ¿es suficiente? Lo que se sabe ahora, a partir de un estudio publicado en Science, es que mientras dormimos nuestro cerebro entra en “modo de mantenimiento”: es como si diminutos limpiadores eliminasen impurezas y sustancias potencialmente tóxicas, manteniendo al cerebro en óptimas condiciones. Cuanto menos durmamos, más “sucio” estará y con peor “mantenimiento”.

Este tema no es poco importante porque un alto porcentaje de los adultos en activo duerme mal, ya sea porque duerme pocas horas, o bien porque la calidad del sueño es baja, y no es nada descabellado pensar que esos mismos adultos estén en riesgo de padecer alguna enfermedad neurodegenerativa en el futuro. No es algo probado, pero sí se puede ver como probable, sobre todo si la “limpieza” del cerebro es realmente efectiva cuando dormimos profundamente. Según la National Sleep Foundation, de los EE.UU., un adulto debería dormir entre 7 y 9 horas cada día, pero la realidad es que la mayoría duerme al menos dos horas menos de lo recomensable. En los EE.UU., entre 50 y 70 millones de personas viven con algún desorden del sueño crónico, algo que pone en alerta a los expertos porque, como dijimos, en casos extremos pueden acelerar la presencia de enfermedades neurodegenerativas.

Consejos sencillos para dormir mejor

Sea como sea, nuestro objetivo es dormir mejor, y para ello nos hacemos eco de estos sencillos consejos que podemos aplicar en nuestro día a día sin esfuerzo y que nos permiten llegar a la hora de dormir con la mejor disposición para ello:

  1. Procura mantener un horario bastante homogéneo para dormir y levantarte, incluyendo los fines de semana.
  2. Hay que desconectar horas antes de la hora de dormir. El trabajo debe haber terminado y lo mejor es no darle vuelta a problemas en las horas finales del día. Quizás esto es bastante difícil, pero deberíamos intentarlo todos.
  3. El ambiente debe ser acorde a loque vamos a hacer: dormir y descansar. Es buena idea bajar el ritmo, darse un baño relajante, disfrutar tranquilamente de la lectura o, por qué no, de nuestros hijos y de sus rutinas. Si conseguimos relajarnos todos, dormiremos mejor todos.
  4. Para un buen descanso, una cama cómoda es fundamental.
  5. En el dormitorio no es recomendable tener una televisión o tener la oportunidad de trabajar “un poquito más”. Acceder a Internet desde el smartphone deberíamos restringirlo al entrar allí, ¿de verdad es tan urgente?
  6. La cena deberíamos hacerla ligera y al menos dos horas antes de ir a dormir, para acostarnos con la digestión hecha.
  7. Y como bonus, el ejercicio físico regular, y evitar fumar o beber alcohol antes de dormir nos ayudarán considerablemente.

Vía | New York Times

Foto | MattyFlicks

Etiquetas: Consejos, Dormir, Vida saludable

Una respuesta a Dormir y envejecer, todo está relacionado

  1. Luis dijo:

    Napoleon decía que “dormir es prescindible” y “un hombre duerme 5 horas”. Entiendo que podía tratarse de una “genialidad” más suya. Descansar bien y suficiente es necesiario para poder rendir durante la actividad diaria.

Deja un comentario en Dormir y envejecer, todo está relacionado

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.