Debemos abordar el tratamiento del TDAH para lograr una sociedad mejor

0 Publicado en Salud

Doctor Russel BarkleyEl Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad afecta al 5 por ciento de la población infantil y eleva el fracaso escolar entre quienes lo padecen. Tratarlo adecuadamente nos permitirá tener una sociedad más sana, equilibrada y eficaz.

Queríamos saber más sobre el TDAH, por eso hemos hablado con una autoridad en la materia, el Doctor Russell A. Barkley, catedrático de Psiquiatría Clínica de la Universidad de Medicina de Massachussets. Esperamos que esta entrevista os sea de utilidad.
Pilar Abad

Cada vez se habla más y en más foros del Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad ¿Por qué está adquiriendo un debate tan notorio?

Las sociedades evolucionan y también sus necesidades de atención socio-sanitaria. En los años 60 empezamos tratando los problemas de salud mental más serios (retraso mental, autismo, esquizofrenia, etc.) y una vez cubiertas estas prioridades hemos ido identificando e investigando otros trastornos menos graves, pero igualmente importantes.

Primero fueron los relacionados con el lenguaje y el aprendizaje (dislexia, etc.) y luego en los 80 empezamos a centrarnos en estos trastornos de atención y autocontrol que definen al TDAH y que afectan al rendimiento del individuo. Estamos en una sociedad moderna y nuestra línea de evolución requiere abordar también estos trastornos para mejorar la situación, integración y el rendimiento de estas personas, porque hoy sabemos que el TDAH influye en el fracaso escolar y que el abandono de los estudios es tres veces mayor en niños que sufren este trastorno.

¿Hablamos de tratar el Trastorno para prevenir peores consecuencias?

Si este trastorno no se trata, el niño sobrevivirá igualmente pero lo hará en peores condiciones y esto, además, tendrá un coste económico posterior, ya que la falta de tratamiento afectará a su participación en la sociedad ocasionando posibles problemas futuros y costes en diferentes ámbitos: familiar, laboral, médico, social, etc.

De hecho, en términos económicos, se estima que el abandono escolar y otras situaciones posteriores vividas por estos individuos representan un alto coste para la sociedad. Son personas que ganan menos dinero, pagan por tanto menos impuestos, utilizan más los sistemas de salud y cobran más pensiones de incapacidad. Son aspectos que no podemos obviar porque su tratamiento supondría, además de una atención adecuada a estas personas, un ahorro económico para la comunidad.

Hoy vivimos en una sociedad de servicios, tecnológica y universitaria, en la que el valor de la educación se ha incrementado muchísimo, y es necesario abordar estos trastornos que interfieren con esa evolución.

¿Podemos decir que sabemos ya diagnosticar y tratar adecuadamente el TDAH?

Sí, hoy no es difícil detectar un TDAH si conoces los criterios y los síntomas que tienes que buscar, aunque a veces puedan parecer comportamientos “normales”.

Para realizar un diagnóstico adecuado es fundamental evaluar todos los síntomas, que son muchos, hacer un seguimiento continuado de los mismos y ver si se repiten frecuentemente en diferentes entornos: comunidad, casa, colegio… Es lo que llamamos evaluación y detección del elemento persuasivo o de repetición.

Además, sabemos que los síntomas del TDAH aparecen a una edad temprana. Del 55 al 65 por ciento de los niños con este trastorno han demostrado algún problema a los 7 años y el 99 por ciento antes de los 15. Y otro elemento, y quizá el más importante, es valorar si esos síntomas o comportamientos conductuales provocan impedimentos o una incapacidad para realizar una vida normal y desencadenan una reacción negativa en el entorno del individuo, es decir el niño repite cursos en el colegio, no puede llevar a cabo su trabajo, dice cosas de forma impulsiva, tiene más lesiones que la media de los niños de su edad, etc. En definitiva, hablamos de síntomas que tienen una consecuencia dañina para el individuo y le impiden relacionarse adecuadamente con el entorno y amigos o llevar a cabo sus estudios.

Evaluando adecuadamente todos estos aspectos vemos que este trastorno afecta al 5 por ciento de los niños y en torno al 4 por ciento de la población adulta.

En un 25-35 por ciento de los casos se trata de una lesión “menor” del cerebro, ¿se podría hablar en algún caso de discapacidad?

Para aclarar este aspecto, podríamos decir que en un 65-75 por ciento de los casos el TDAH es heredado o genético y que el otro 25-35 por ciento es adquirido, generalmente por una alteración en el desarrollo del cerebro del feto durante el embarazo. Algunas de las causas identificadas son el consumo de tabaco o alcohol, infecciones importantes de la madre gestante o el nacimiento prematuro del bebé. Este TDAH adquirido por lesión cerebral, en 5 o 10 por ciento de los casos, puede surgir también después del embarazo por acumulación de sustancias tóxicas como el plomo, entre otras, o por un accidente. En cualquier caso, nos referimos a una lesión que afecta a la parte frontal del cerebro, la que está relacionada con la función ejecutiva, que es la vinculada a un TDAH.

En cuanto a la consideración de discapacidad le diré que hay casos en los que el individuo con TDAH pueden desarrollar una vida autosuficiente y dentro de lo normal, pero hay otros en los que la gravedad del trastorno genera una incapacidad tan relevante que se debe considerar la discapacidad. Hay pacientes con TDAH que no pueden acabar su escolaridad, no pueden tener un trabajo, no pueden conducir de forma segura y no son capaces de mantener una relación personal o familiar estable o adecuada (el 40 por ciento de los TDAH tienen hijos antes de los 19 años). Este grave condicionamiento para el desarrollo de la vida es una discapacidad y en algunos países así está reconocido.

¿Está la sociedad preparada para atender a estos niños que por un trastorno de ejecución o de autocontrol actúan de forma impulsiva e “inadecuada” según las normas sociales?

Esta es la pregunta que nos hacemos y la respuesta es que depende del nivel de recursos económicos de cada país. Sin embargo, como mencionaba anteriormente, debemos pensar que ya estamos pagando por no prevenir o tratar adecuadamente este trastorno.

Desde nuestro punto de vista, se trata de invertir de forma preventiva para mejorar los resultados y no tener que pagar las consecuencias, que son más gravosas. No olvidemos que el fracaso escolar, que la conducción arriesgada y los accidentes que conlleva y esas otras conductas y consecuencias asociadas a un TDAH, tienen un coste muy elevado. Se trata de tener una visión amplia y no tener reparos en invertir en prevención.

La estrategia es desarrollar la prevención colaborando gobiernos, sanidad, educación y todas las instituciones involucradas. Sólo así lograremos una sociedad más sana, equilibrada y eficaz.

Aunque existen otros riesgos y trastornos asociados a un TDAH, me gustaría que en esta ocasión me destacara los aspectos que favorecen una buena evolución de este trastorno

No debemos dejar de lado este aspecto tan importante, pero es cierto que debemos contextualizar los elementos de riesgo asociados al TDAH a la falta de tratamiento.

Por el contrario, podemos destacar que se ha demostrado que el TDAH es, posiblemente, el trastorno psiquiátrico y psicológico que mejor responde a los tratamientos. No hay otro que tenga tan buena respuesta entre los pacientes y para el que tengamos tantos instrumentos y tratamientos efectivos. El problema es que no los estamos utilizando con la mayoría de los afectados ni tampoco el tiempo suficiente con quienes son diagnosticados, lo que no permite marcar la diferencia. Hay que mejorar el acceso a los tratamientos porque estos son muy efectivos. De hecho, el 75-90 por ciento de los TDAH responden bien al menos a uno de los medicamentos disponibles. Por tanto, la buena noticia es que se trata de una enfermedad muy tratable pero debemos lograr que las herramientas sean accesibles y lleguen a la población afectada.

Como experto en pediatría y en TDAH, díganos algunas normas básicas para hacer del niño con TDAH un niño feliz e integrado socialmente

Pues en línea con lo que comentaba anteriormente insistiría en que para lograr la efectividad y el retorno del tratamiento son esenciales cinco puntos y conjugando todos ellos mejorará la vida del niño con TDAH.

Por un lado, es necesario realizar una evaluación a fondo del paciente y después abordar la educación del niño con TDAH y la de su familia, ya que el conocimiento de la enfermedad es fundamental para entender el tratamiento de la misma. Asimismo, es necesario tomar medicación para el 70-80 por ciento de los afectados y como no queremos minimizar la preocupación de las familias en este sentido, insistimos en la importancia de conocer la enfermedad y la utilidad del tratamiento.

El cuarto punto se debe trabajar la modificación del comportamiento de las personas del entorno del niño para modificar el del propio niño. En este caso, las terapias van encaminadas a modificar conductas de padres y profesores con trucos o herramientas que ayudan a tratar al niño para mejorar su comportamiento. El último sería la acomodación de su mundo físico para ayudarles a desarrollar una vida más eficaz. Hablamos, por ejemplo, de acomodar las tareas y su currículum de estudios, de que se sienten en primera fila e interactúen más con su profesor, poner un reloj en el pupitre para saber el tiempo que le queda, de trabajar en parejas, con libros, calculadoras, etc. Son cambios que consiguen muy buenos resultados y que hacen que el niño se sienta mejor.

Evaluación, educación, medicación, modificación y acomodación son los cinco puntos del tratamiento adecuado. Si aplicamos estos cinco puntos al tratamiento estaremos generando la situación ideal.

La información y el conocimiento son fundamentales. Lo es por tanto el material donado a Fundación Activa para desarrollar en España una escuela on-line sobre TDAH ¿será esta una herramienta de ayuda para los padres españoles?

Hace dos años, viendo que me hacía mayor y que debía hacer algo por mantener vivo y compartir el conocimiento adquirido sobre el TDAH en tantos años de estudio, decidí grabar mis conferencias para ponerlas en Internet a disposición de todo el mundo de forma gratuita a través de una escuela on-line. Quería dejar, como legado, todo lo estudiado y mis conocimientos y aprovechar esa ventana abierta al mundo que es Internet para difundir este material: 35 horas de conferencias, más de 5.000 artículos y cursos para padres y educadores.

Ahora, ese proyecto se hace más grande con la donación de este material a Fundación Activa que, con el apoyo económico de FUNDACIÓN MAPFRE, ha traducido al español esta información, lo que permitirá poder llegar a más gente, incluida toda la población hispanoparlante de los países latinoamericanos.

Estoy realmente agradecido y encantado de confiar y colaborar con estas dos entidades que han puesto todo su empeño en desarrollar este proyecto para ayudar a personas con este trastorno y a sus padres y educadores.

Con Internet y estos proyectos podemos contribuir a mejorar la educación en cualquier parte del mundo.

Etiquetas: Enfermedades infantiles, Enfermedades neurológicas, Entrevistas, Fundación MAPFRE, Niños con autismo, TDAH

Deja un comentario en Debemos abordar el tratamiento del TDAH para lograr una sociedad mejor

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.