¿Cómo nos afecta el menor uso del transporte público por el COVID?

0 Publicado en RS

Numerosas ciudades están volviendo a la normalidad en las últimas semanas lastradas por las consecuencias de haber sufrido un periodo de confinamiento y por la necesidad de un distanciamiento social. Esto ha provocado la lógica disminución en el uso del transporte público.

En primer lugar, las autoridades alertaron acerca del peligro de compartir espacios cerrados con mucha gente (algo habitual en autobuses, metros y trenes), y en segundo, las restricciones y la obligatoriedad del uso de la mascarilla no hacen sino alentar un temor que se ha instalado en un gran número de personas que estaban habituadas a desplazarse en transporte público.

A esto hay que añadir la recomendación inicial de utilizar el vehículo propio en los desplazamientos al centro de trabajo, un hábito que también ha calado.

Consecuencias de usar menos el transporte público

Sustituir el transporte público por el coche traerá consigo problemas ya transitados en el pasado. Por un lado, aumentarán los niveles de emisión de gases, de manera que se incrementará la contaminación y eso repercutirá en la salud de las personas. No en vano, la mala calidad del aire siega siete millones de vidas al año en todo el mundo, según la Organización Mundial de la Salud.

Y por otro provocará mayores atascos y una peor movilidad que se traduce en una peor calidad de vida para los habitantes de los núcleos urbanos. En ciudades como Madrid (España), el 63% de las personas que utilizan el transporte público pasan unas dos horas al día en él, según datos recogidos por Moovit Insights.

¿Una oportunidad?

¿Cómo afrontar una lenta vuelta al transporte público? ¿Cómo deben trabajar los ayuntamientos de las grandes ciudades para resolver esta complicada ecuación?

Muchos de ellos están enfocando sus esfuerzos no solo en hacer de los transportes públicos lugares más limpios y seguros para los usuarios, sino en potenciar otro tipo de transporte como es la bicicleta o incluso los desplazamientos a pie.

En su afán por hacer de las ciudades lugares más amables con las personas, ambas opciones aportan su granito de arena para que disminuya la polución, se mejore la circulación y se apueste por un estilo de vida más saludable.

Precisamente durante los meses de confinamiento en los que la pandemia ha sido más virulenta, el interés por los hábitos saludables se ha disparado. Las personas han tendido a mejorar sus costumbres y hasta se produjo un repunte en la adquisición de bicicletas estáticas y otros aparatos relacionados con el fitness. La plataforma de venta online Aliexpress llegó a experimentar aumentos de casi el 1.000% con respecto al año anterior en la venta de ese tipo de bicicletas.

Por otro lado, una de las modalidades de la que se espera un aumento es compartir coche (car sharing). Aunque no sea tan “seguro” como ir solos en nuestro propio vehículo, los usuarios están optando por repartir los costes que supone moverse en automóvil. En este sentido, más allá de los atascos que se puedan producir, los conductores temen un excesivo gasto en combustible, lo que encarece su movilidad si lo comparamos con el transporte público. Y es que ni la situación económica ayuda a derrochar en la actualidad, ni la adopción de coches eléctricos y algunos híbridos aún ha sido mayoritaria.

Por lo tanto, si prosigue la tendencia de que cueste volver a utilizar el transporte público, quizás sea el momento de potenciar alternativas en las que ya se venía trabajando y que ahora han de dar el paso definitivo para asentarse.

 

Deja un comentario en ¿Cómo nos afecta el menor uso del transporte público por el COVID?

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.