Alimentación sostenible de KM 0, producción sostenible

0 Publicado en RS

Vivimos en una realidad en la que el entorno se degrada a gran velocidad y en la que los recursos existentes corren riesgos por el cambio climático. El elevado aumento de la población, que deriva en un crecimiento exponencial de las ciudades —el 55 % de las personas en el mundo vive en ciudades, pero este porcentaje habrá aumentado un 13 % en el año 2050, según los datos de la Organización de Naciones Unidas—.

Por eso se necesita —de forma cada vez más urgente— concienciación y acción para trabajar en un entorno sostenible, cuyo desarrollo dependerá cada vez más de que se gestionen de forma apropiada los recursos. Y, para ello, deben cambiar los hábitos. Algo que ya está ocurriendo.

El consumidor está viviendo una revolución en lo que a alimentación sostenible se refiere. Se trata de un nuevo consumidor que tiene muy claro lo que quiere, que no sólo busca comer sano, sino que quiere que aquello que elige venga de una producción responsable y responda a un comportamiento ético acorde a sus valores.

Así, este consumidor responsable apuesta cada vez más por los llamados alimentos de kilómetro 0, es decir, aquellos alimentos de proximidad, que no viajan miles de kilómetros desde el lugar en el que se producen o recolectan hasta nuestra despensa. Tienen en cuenta la distancia desde el punto de recolección/producción hasta llegar al consumidor final.

Los alimentos de kilómetro 0 se deben producir y consumir en un radio no superior a 100 km, por lo que se pueden considerar productos locales. Además de ser ecológicos y de temporada (aprovechando así mejor los recursos), suelen ser más sabrosos y mantienen intactos sus valores nutricionales. Al mismo tiempo, favorecen la ganadería, agricultura, gastronomía y economía local.

Permiten reducir, al disminuir emisiones, el fuerte impacto que conlleva el transporte de las materias primas a miles de kilómetros de distancia. Es una idea que tiene su origen en el movimiento slow food, la tendencia a disfrutar de una vida tranquila, sin estrés, y, sobre todo, saboreando las cosas. Y al mismo tiempo se da respuesta al desarrollo sostenible, al comercio justo y al compromiso ético.

A su vez, esta tendencia   permite nos ayuda a alcanzar alguno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), impulsados por Naciones Unidas para dar continuidad a la agenda de desarrollo. Es el caso del ODS número 2 que insta a “Poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible” y que, en su punto 2.4, se centra en “asegurar la sostenibilidad de los sistemas de producción de alimentos y aplicar prácticas agrícolas resilientes que aumenten la productividad y la producción y contribuyan al mantenimiento de ecosistemas, fortalezcan la capacidad de adaptación al cambio climático, los fenómenos meteorológicos extremos y mejoren progresivamente la calidad del suelo y la tierra.” O el ODS 12 “Garantizar modelos de consumo y producción sostenibles.”

No olvidemos nunca que una alimentación sostenible conlleva una producción con menor impacto en los ecosistemas, pero también la responsabilidad de quien consume.

 

Etiquetas: Ahorro energético, Alimentación saludable, Sostenibilidad

Deja un comentario en Alimentación sostenible de KM 0, producción sostenible

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.