Vehículos de hidrógeno: cómo funcionan, pros y contras

0 Publicado en Motor

El coche eléctrico, en cualquiera de sus modalidades, se está imponiendo por las restricciones a los tradicionales con motores diésel y gasolina, un precio cada vez más competitivo y una mayor concienciación de los usuarios. Pero junto a esta tecnología avanza otra: los coches basados en hidrógeno, el elemento químico más común en el universo, ya que ofrecen algunas ventajas respecto a los eléctricos.

Este tipo de vehículos —en inglés, Hydrogen Fuel Cell Electric Vehicle (FCEV)— funcionan en muchos aspectos como los eléctricos. De hecho son automóviles eléctricos, solo que la electricidad se suministra al motor mediante un proceso químico dentro de la celda de combustible con hidrógeno y oxígeno (el mismo sistema empleado para impulsar los cohetes espaciales). Luego, el hidrógeno comprimido se almacena a bordo del vehículo en un depósito equivalente al de la gasolina, mientras que en los otros la electricidad se almacena en baterías de iones de litio.

Aunque todavía no se encuentran en los concesionarios, con alguna excepción, los coches de hidrógeno resultan igual de silenciosos y con producción cero de contaminación que los eléctricos convencionales. Además, les superan en lo que respecta a sus dos mayores inconvenientes: la autonomía y el tiempo de recarga. Mientras que los de batería ofrecen una media de 300 kilómetros con una sola carga, los de hidrógeno pueden alcanzar el doble. El repostaje con uno de estos vehículos se efectúa en unos cinco minutos, de forma muy similar a los coches de gasolina.

Actualmente, los vehículos de hidrógeno solo se venden en determinados mercados y su precio es elevado. A la hora de repostar, un coste mayor que el de la gasolina y la falta de estaciones son también inconvenientes para que se extienda su utilización. Además, el hidrógeno es muy costoso de transportar y todavía no existe una infraestructura. Y aunque el uso de estos coches no es nocivo para el medio ambiente, el combustible de hidrógeno está hecho de gas natural no renovable en un proceso que crea enormes emisiones de CO2.

Está claro que todavía queda mucho camino que recorrer, pero la industria del automóvil está apostando por esta tecnología que podría extenderse a otros ámbitos para el desarrollo de una economía y sociedad del hidrógeno.

 

Foto: Taras Makarenko Pexels

Etiquetas: Nuevas tecnologías

Deja un comentario en Vehículos de hidrógeno: cómo funcionan, pros y contras

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.