¿Por qué conducimos del lado contrario a donde llevamos el volante?

0 Publicado en Motor

Conducción izquierda_dchaLa circulación de los coches es, en nuestro país y en gran parte del mundo, por la parte derecha de la calzada. No siempre fue así, y existen un buen número de países abonados al otro lado de la carretera que tienen sus buenas razones para hacerlo así. Las razones esgrimidas por unos y por otros no se pueden reconciliar fácilmente, pero sí que podemos entender por qué nosotros circulamos por la derecha (manteniendo el volante a la izquierda).

La circulación es algo eminentemente práctico, y por tanto, el lado de la carretera por el que se circula no es arbitrario, y está fuertemente ligado al lado del coche en el que está el volante por una razón muy potente: la visibilidad en las maniobras.

Circulamos del lado contrario al que se encuentra el volante en el coche, y de este modo podemos ver con mucha facilidad el tráfico que se acerca a nosotros en una intersección. Si disponemos del volante a la izquierda, en una intersección estamos viendo directamente al tráfico que se acerca por nuestra izquierda. Si estuviésemos sentados en el otro lado, un pasajero podría entorpecer nuestra visión. De la misma manera, si circulamos por la izquierda podemos ver los coches que se acercan por nuestra derecha en una intersección (que es por donde se van a acercar, después de todo).

automobiles-502135_640_central

Posiblemente por ese motivo, o bien por pura coincidencia, Ford popularizó su modelo T con volante a la izquierda para circular por la derecha en una época en la que no existían normas que indicasen cómo debía estar configurado un coche, ni por dónde deberían circular. Este coche fue el más popular en los EE.UU. en las primeras épocas del automóvil, y más que imponer una norma, popularizó una manera de circular que, además, no era nueva.

Los conductores de coches de caballos para el transporte ya circulaban por la derecha estando sentados ellos en la parte izquierda del carruaje, sobre el caballo más retrasado, para manejar mejor el látigo con su mano derecha. De esta manera, la mejor manera de cruzarse con otro carruaje que venía de frente era pasar por la derecha (o lo que es lo mismo, que el que viene de frente lo haga por nuestra izquierda) para facilitar las maniobras.

Circular por la derecha es algo práctico para nosotros, y en general, siendo la mayoría de la población diestra, es más sencillo manejar un cambio de marcha con la mano principal. Eso no quita que para los zurdos sea complicado hacerlo así, claro. Esta convención para la circulación no significa que el “modelo” británico y de sus colonias actuales, y las antiguas, sea peor. Es diferente. Cuando viajamos a un país donde circulan por “el otro lado”, tan solo debemos prestar atención y ser conscientes de ello, e intentar no ponernos nerviosos.

Lo que sí es cierto es que ambas maneras de circular están establecidas por las convenciones que se popularizaron por costumbre, puesto que el hecho de ser zurdos o diestros no es impedimento para acostumbrarnos a realizar tareas con cualquiera de las manos, de la misma manera que en la mesa podemos manejar cada cubierto con la mano correspondiente.

Vía | Circula Seguro

Etiquetas: Código de circulación, Curiosidades, Seguridad Vial

Deja un comentario en ¿Por qué conducimos del lado contrario a donde llevamos el volante?

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.