¿Por qué preferimos comprar a plazos?

0 Publicado en Inversiones

home-366927_640

Todos tenemos algún plazo por pagar, ya sea del coche, de la casa o de un televisor. Y los tenemos por necesidad, o porque nos queremos permitir ciertos productos que no podemos pagar al contado, como por ejemplo, de nuevo, la casa o el coche. Si no son productos de este tipo, son las compras que realizamos en la época de Navidad y que pagamos con la tarjeta de crédito, pensando en fraccionar el pago total en varios meses (a pesar de los intereses). ¿Por qué lo hacemos? ¿Por qué preferimos pagar a plazos?

Una respuesta muy simple es, precisamente, lo que ya comentamos: deseamos adquirir un producto que, en realidad, no nos podemos permitir. O que no podemos pagar, salvo que lo paguemos en fracciones de su precio durante una serie de meses consecutivos. Las razones pueden ser variadas, pero existe una muy interesante y que nos afecta a todos en mayor o menor medida: tendemos a pensar que un producto es mejor si tiene un precio elevado.

“Se podrá financiar“, ¿cuántas veces habremos escuchado esa frase, o incluso la hemos pronunciado? Ante un precio elevado, sabemos que la compra directa está casi siempre descartada, no nos podemos permitir desembolsar 5.000 euros, por ejemplo, por algún producto, o nos duele gastarnos 2.000 euros en un televisor de gama alta.

Sin embargo, fraccionar los precios tiene un efecto positivo en nuestra mente y tendemos a ver con mejores ojos compras que, de otro modo, no realizaríamos. Sabemos que fraccionar significa incrementar el importe total que vamos a pagar (por los intereses, si la financiación los tiene), pero tendremos menos remordimientos si atacamos los pagos en fracciones más asumibles para nuestra economía.

Hay muchas maneras de fraccionar los pagos, siendo las más conocidas las tarjetas de crédito, o las financiaciones específicas (hipotecas, la financiación del coche) así como las que ofrecen algunos grandes establecimientos. Incluso podemos pedir un préstamo para pagar las compras y después pagar las mensualidades del mismo.

Sea como sea, hemos de ser prudentes: fraccionar los pagos no implica que el precio del producto que adquirimos sea menor. Será el mismo precio, o mayor, y si lo vemos a largo plazo habremos gastado la cantidad inicial de dinero igualmente, así que siempre hemos de valorar la necesidad real que tenemos, y cuánto dinero extra aceptamos pagar para comprar a plazos.

En el caso de las tarjetas de crédito, las precauciones serán todavía mayores debido a que los intereses por fraccionar pagos son muy elevados: cuantos más plazos, más intereses. Por ello siempre es mejor dejar la tarjeta de crédito para emergencias, o para adelantar compras que paguemos, en su totalidad, al mes siguiente.

Etiquetas: Ahorro, Ahorro doméstico, Economía doméstica

Deja un comentario en ¿Por qué preferimos comprar a plazos?

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.