Planes de pensiones, un ahorro a la medida

0 Publicado en Inversiones

plan-pensiones-ahorro-jubilacionLas reformas en el sistema de pensiones aumentan la necesidad de disponer de un plan de pensiones porque la pensión pública de jubilación se reducirá de forma considerable para los jóvenes, lo jubilados del futuro. En España, la herramienta más popular para ahorrar para esa etapa final de la vida son los planes de pensiones. Una de sus principales ventajas es que permiten ahorrar de forma flexible, a la medida de los ingresos de cada uno.

Esto significa que cada partícipe (se llama así al titular del plan de pensiones) destina económicamente al plan de pensiones la cantidad que quiera. Normalmente, se aporta dinero de forma anual pero la frecuencia también la decide el titular del plan de pensiones. Si un año o dos (o los que sean) no se puede destinar dinero a él, pues no sucede nada, no conlleva pérdida de derechos económicos ni se penaliza por ello. Esta es una de las diferencias de los planes de pensiones con respecto a los planes de previsión asegurados (PPA), un producto asegurador específico para complementar la pensión de jubilación. Sin embargo, los planes de pensiones no aseguran una rentabilidad por ley como los PPA que sí la garantizan.

Hay que tener en cuenta que existen tres tipos de planes de pensiones: individuales, de empleo y asociados. Los primeros son los que contrata una persona con una entidad del mercado por iniciativa propia. Los de empleo son los promovidos por una empresa en exclusiva para sus trabajadores (con aportaciones de ambos o solo de la empresa) y los asociados son los promovidos por asociaciones, instituciones, sindicatos u otros colectivos en exclusiva para sus miembros.

Una de las grandes ventajas de los planes de pensiones, como también de los PPA, es que permiten desgravar en la declaración de la renta, es decir, pagar menos impuestos en nuestra cita anual con Hacienda. Pero no se puede aportar todo el dinero que se quiera al plan de pensiones, hay unos límites máximos fijados por ley en función de la edad del titular del plan de pensiones.

Los menores de 50 años solo pueden aportar 10.000 euros al año, independientemente de si se tiene más de un plan de pensiones (por ejemplo, uno individual y otro de empleo). Los de 50 años y más 12.500 euros al año. También existe otro límite establecido, que es el 30 % de los rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas para los menores de 50 años, y el 50 % a partir de los 50 años cumplidos.

El partícipe puede elegir su plan, cada año, según los criterios de inversión: Renta Fija a corto plazo, Renta Fija a largo plazo, Renta Fija Mixta, Renta Variable Mixta, Renta Variable y Garantizados. Es importante tener en cuenta la edad para decantarse por uno u otro. Los de Renta fija están orientados a personas conservadoras (con una edad cercana a la jubilación), los de Mixta a moderados y los Variables a un perfil arriesgado (dirigido a personas jóvenes). MAPFRE ofrece productos para todos los perfiles ahorradores.

El dinero invertido en un plan de pensiones no puede recuperarse hasta la jubilación, aunque la ley recoge algunas excepciones. Por ejemplo, cuando la persona se queda dependiente o inválida, por una enfermedad grave, por quedarse en el paro o para evitar el desahucio de la vivienda. En estos casos, sí puede disponerse del dinero ahorrado.

Etiquetas: Ahorro, Declaración de la Renta, Economía doméstica, Planes de pensiones

Deja un comentario en Planes de pensiones, un ahorro a la medida

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.