¿Cuál es el estado actual del mercado inmobiliario?

0 Publicado en Inversiones

mercado inmobiliario_dchaDecir mercado inmobiliario es recordar, para mucha gente, una de las causas principales de esta crisis económica de la que no nos hemos recuperado años después de sus comienzos. Sin embargo, el mercado inmobiliario nunca ha desaparecido, si bien es cierto que en la época más reciente se ha mantenido en una especie de stand by obligado por la situación económica global.

Siempre habrá mercado inmobiliario y será un mercado importante para la economía del país, lo que ocurre es que ese mercado se tiene que reajustar, y lo está haciendo. Atrás queda el estallido de la burbuja, pero ahora toca reconstruir ese mercado, ajustar los precios (que están en caída, y que en algunos casos deben caer todavía más) y recuperar la confianza de la población, que se deja una media de 6 salarios anuales en la compra de una vivienda. Que se dice pronto.

Los dos mercados inmobiliarios

Existen, en la opinión de los expertos, dos mercados inmobiliarios diferenciados. Uno es el de las grandes ciudades, y el otro es el de las pequeñas poblaciones. Las diferencias entre ambos son claras: en el primero la oferta es muy limitada y la vivienda ya no baja de precio (incluso sube); en el segundo se construyó mucho y rápido, hay mucho terreno urbanizable y la oferta es excesiva, por lo tanto cada vez es más accesible. Así lo cuenta Santiago Carbo en su columna de opinión en El País:

Uno en las grandes ciudades y de calidad, donde realmente resulta difícil encontrar ya descuentos importantes y los precios suben. Otro, el que engloba ciudades con menor densidad poblacional, construcciones en el extrarradio de áreas metropolitanas y áreas rurales y costeras donde la burbuja se cebó y el exceso de oferta sigue siendo muy importante.

Es posible ver perfectamente esos dos mercados diferenciados, aunque se puede hacer un ajuste más fino, sin más que buscar ofertas de vivienda nueva en diferentes puntos de España, o en distintos sectores de una gran ciudad (centro, afueras, extrarradio,…). Estos dos mercados nos dan una idea de la situación real.

El precio de la vivienda ha de bajar todavía en muchos lugares, pero no se puede esperar que baje más en otros, sobre todo en zonas muy cotizadas, con poca construcción nueva o en situación privilegiada: un ático en la calle Fuencarral de Madrid seguro que no va a bajar demasiado de precio, e incluso subirá, pero un piso de cuatro habitaciones en una zona nueva de una ciudad dormitorio, probablemente sea una oportunidad, y mañana tenga mejor precio.

Así pues, nos encontramos ante una situación de reajuste del mercado inmobiliario, una situación que era necesaria por la desorbitada escalada de precios que vivimos hace 10 años. Sin embargo hay que mantener los pies en el suelo y darse cuenta de que el mercado inmobiliario siempre va a estar ahí. Que sí que va a seguir siendo una buena inversión la de comprar ladrillo, pero que (siempre que conservemos la memoria) no debe ser una forma de hacerse de oro especulando.

Lo que le ocurre al mercado inmobiliario es que, por fin, puede estar madurando. Y eso incluye tanto a los vendedores y promotores, como a los compradores, pues todos tuvieron que ver en alimentar la burbuja que estalló, y a todos salpicó.

Foto | Jorge Franganillo

Etiquetas: ,

Deja un comentario en ¿Cuál es el estado actual del mercado inmobiliario?

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.