¿Qué cubre un seguro de impago de alquiler?

0 Publicado en Hogar

Cuando alquilas una vivienda o un local de tu propiedad, corres el riesgo de que el arrendatario no pague las mensualidades, pese a que ya tengas experiencia en este tipo de contratos, dispongas de referencias de los inquilinos o que hayas realizado todos los trámites a través de una agencia inmobiliaria de confianza. Te puede pasar porque el inquilino simplemente pierda su trabajo, un riesgo que se acrecienta cuando la economía está tensa. ¿Cuánto tiempo podrías hacer frente a los impagos? ¿Tendrías capacidad económica para asumir los gastos derivados de iniciar un procedimiento judicial contra el inquilino?

Para proteger frente a esto existen los seguros de impago de alquiler, los cuales llevan unos años en auge, ya que proporcionan un plus de tranquilidad a los arrendadores de la vivienda. Como su nombre indica, estas pólizas se contratan para hacer frente a posibles impagos del inquilino de una vivienda en alquiler. Esta es solo una de sus coberturas, ofrecen varias más que dan al propietario la seguridad de que no se verá en apuros financieros debido a que los inquilinos que no le pagan, algo especialmente perjudicial si destina el dinero del alquiler para hacer frente a la hipoteca.

Los seguros de impago de alquiler, además de cubrir el pago de las rentas adeudadas hasta un máximo de 12 mensualidades (algunos seguros ofrecen hasta 18 meses), también incluyen la reclamación de rentas impagadas y los trámites para poner en marcha un desahucio, así como asesoramiento jurídico en todo lo que necesite y cobertura legal en caso de tener que acudir a los tribunales. Otra de las coberturas habituales protege frente a posibles daños por actos vandálicos en los que haya incurrido (con un límite de dinero predeterminado) el inquilino.

Algunos seguros ofrecen coberturas adicionales, entre ellas, asistencia en averías, reclamaciones a otras aseguradoras por daños y perjuicios, gastos de cerrajero y cambio de cerradura, gastos de impago de suministros, servicio de reparaciones de urgencia y limpieza de la vivienda. Algunos seguros de hogar también ofrecen la cobertura de seguro de impago por alquiler.

Para la firma de este tipo de pólizas, normalmente la aseguradora analiza al arrendatario para comprobar su solvencia, por lo que puede pedirle varios documentos, como las últimas nóminas, DNI y copia del contrato de trabajo. Si es un trabajador autónomo, declaraciones trimestrales del IVA, declaración del IRPF o última declaración de la renta. También se aseguran de que el inquilino no esté en ninguna lista de morosos (en caso de estarlo, no podría suscribir el contrato de arrendamiento).

Gracias a este estudio previo no es necesario que el inquilino pague una fianza o presente un aval bancario. Otra condición para firmar el contrato es que el importe del alquiler anual debe ser inferior al 45 por ciento de los ingresos anuales que recibe el arrendatario. Y el contrato de alquiler debe durar como poco un año, así que no lo puedes contratar si alquilas por días o meses.

¿Cuánto debe pagar el arrendador por este tipo de seguro? Dependerá de las coberturas, claro, pero en general se abona un porcentaje que oscila entre el 3 y el 5 por ciento de la renta anual.

Si contratas un seguro de protección de alquileres es importante que comuniques inmediatamente un impago a la aseguradora para que pueda realizar las gestiones correspondientes y presentar la demanda de desahucio. Si no se denuncia el impago, la compañía aseguradora no realizará el adelanto de las rentas impagadas.

En resumen, una póliza de impago de alquiler garantiza al arrendador el cobro de las mensualidades del alquiler en caso de no recibir la renta acordada y se hace cargo de la defensa jurídica necesaria y los perjuicios económicos y materiales. A la vez es interesante para el arrendatario, ya que evita tener que adelantar varios meses de fianza o firmar un aval bancario.

 

Foto: Karolina Grabowska en Pexels

Deja un comentario en ¿Qué cubre un seguro de impago de alquiler?

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.