En qué nos gastamos el dinero, o cómo ahorrar mejor

0 Publicado en Hogar

TFGP.Las familias tienden a ahorrar más en tiempos de crisis (y no solo las familias), principalmente por la incertidumbre que se genera en un entorno económico poco o nada amigable, y también para poder afrontar con soltura cualquier revés que, en una época de bonanza, se solventaría quizás con un crédito personal o una tarjeta de crédito. Sea como sea, psicológicamente tendemos a recortar gastos en casa y a gastar menos fuera de ella.

Lo que suele suceder es que, en muchos casos, los recortes de presupuesto doméstico que tan tranquilos nos dejan, en vez de verse traducidos en un remanente generoso en nuestra cuenta corriente, simplemente desaparece. Es decir, donde creíamos que teníamos dinero ahorrado con esfuerzo y determinación,… no hay nada. ¿Por qué nos pasa esto? ¿Cómo podemos ahorrar mejor?  Y la pregunta más complicada, ¿por qué es tan difícil ahorrar, si lo hacemos con toda nuestra voluntad?

Los gastos imprevistos están muy claros: un capricho, una cena (o unas copas) que se nos va de las manos, un cargo de la tarjeta de crédito con el que no contábamos, una ocasión especial que cumplimos por tradición, y donde nos dejamos los cuartos… Nosotros somos conscientes de que no deberíamos gastar, pero llegado el momento lo hacemos y luego, lo olvidamos. O no lo tenemos en cuenta dentro de nuestro presupuesto, y por tanto lo rompemos.

Haz un presupuesto fiel y cúmplelo a rajatabla

Para evitar este tipo de situaciones, y conseguir un ahorro efectivo mes a mes, lo que debemos hacer es seguir una serie de pautas que no por conocidas dejan de ser muy esquivas si no nos lo proponemos con decisión. La clave principal sería elaborar un presupuesto mensual doméstico lo más exhaustivo posible, pero que sobre todo sea un presupuesto completamente honesto y transparente: no podemos empezar mintiéndonos a nosotros mismos.

Con ese complicado primer paso hecho, empieza lo “fácil”. Con el presupuesto delante estaremos en disposición de dar un orden de prioridad a esos gastos, clasificándolos en imprescindibles, de poca importancia o totalmente prescindibles. Incluso podemos tachar ciertas cosas en las que nos gastamos dinero mes a mes y que no nos aportan nada en absoluto, o darnos cuenta de que podemos cancelar ciertas suscripciones (a TV digital, a canales en internet) que no utilizamos y de las que tampoco nos acordamos. Ya empezó el ahorro.

Durante el mes debemos anotar los gastos que hacemos, todos sin excepción, con el fin de poder contrastar al final del período cuánto nos hemos desviado de nuestro plan inicial, analizar el porqué y poner remedio. Incluso puede que durante ese tiempo hayamos eliminado otros gastos que creíamos más imprescindibles, pero que los hemos transformado en parte imprescindible, parte prescindible. Sea como sea, los dos o tres primeros meses debemos realizar estas operaciones de presupuesto, chequeo y posterior reelaboración de presupuesto.

Estas sencillas pautas conseguirán no solo que ahorremos más de lo que esperamos, si no que tendremos una visión global de nuestro gasto mensual en todas sus facetas, pudiendo, por tanto, ajustar mejor nuestro ahorro conforme a esos gastos que debemos afrontar.

Vía | En Naranja

Foto | Finanzas.com

Etiquetas: Ahorro doméstico, Presupuesto hogar

Deja un comentario en En qué nos gastamos el dinero, o cómo ahorrar mejor

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.