España, una de las cunas del sector asegurador en la Edad Media

0 Publicado en Cultura

historia-seguro-espana-mapfreLos seguros hoy contribuyen, y mucho, al bienestar social y económico de un país. Hasta el punto de que el volumen de primas en España representa el 5,5 % del PIB. Pero se ha profundizado poco en su origen e historia. La FUNDACIÓN MAPFRE, consciente de esa laguna,  encargó a reconocidos investigadores (Gabriel Tortella, Leonardo Caruana, José Luis García Ruiz, Alberto Manzano y Jerònia Pons) esa labor y el resultado se ha plasmado en el libro “Historia del seguro en España”. Una obra de referencia para los que quieran adentrarse en los inicios y la evolución, hasta nuestros días, del sector asegurador en España.

“Durante unos años, el seguro ha tenido mala prensa pero eso está superado. Tiene prestigio, se ha demostrado que funciona, nunca ha pedido dinero para financiarse. Pero es un gran desconocido”, explicó el presidente de la FUNDACIÓN MAPFRE, Alberto Manzano, quien también ha participado en la redacción del libro, aportando su dilatada experiencia como testigo y actor del desarrollo del sector asegurador.

Gracias a este estudio, abordado de forma científica, sabemos que España jugó un papel primordial en el desarrollo de los seguros junto con Italia, allá por el siglo XIV, cuando surgieron los primeros seguros marítimos. La primera legislación de seguros es española. Y la póliza más antigua conocida (1347) cubría un viaje Génova-Mallorca. Ya entonces los comerciantes medievales practicaban el fraude en el seguro. Algo “tan antiguo como el seguro mismo”,  apuntó Gabriel Tortella, director de la investigación.

En el siglo XVII comienza la decadencia española, y esa crisis se refleja en el seguro hasta el siglo XVIII. En ese periodo es cuando toma el relevo Inglaterra y aparece el seguro de incendio (1666). Cádiz se convierte en el epicentro del sector asegurador. Aunque también destacan Barcelona, Palma de Mallorca y La Coruña. Y aparecen las primeras compañías aseguradoras especializadas. Hasta entonces la actividad dependía de aseguradores individuales, “negociantes que tenían estas operaciones como una más de sus numerosas actividades comerciales y financieras, formando parte de los mecanismos utilizados para la diversificación del riesgo”.

En el siglo XIX se recupera lentamente, y en el XX  se desarrolla al nivel de otras grandes potencias. El año 1986 marca el inicio del despegue del sector gracias a un nuevo marco legal. Desde entonces no ha parado de crecer.

La historia de los seguros en España ha sorprendido a los investigadores por su serenidad y estabilidad, comparada con la de la banca y las cajas, destacó José Luis García Ruiz, especialista en Historia Económica. “El sector ha aplicado una estrategia conservadora, en parte impuesta pero también por propia voluntad. Cuando se presentaban problemas se resolvían de forma cooperativa. Y eso le ha proporcionado una estabilidad que se mantiene incluso ahora

Los investigadores han destacado la importancia del seguro no solo porque infunde seguridad en los ciudadanos. También fomenta la inversión y la actividad económica de un país y reparte el riesgo.

“Historia del seguro en España”. Podéis consultar la obra a través de la web de la FUNDACIÓN MAPFRE.

Etiquetas: , ,

Deja un comentario en España, una de las cunas del sector asegurador en la Edad Media

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.