¿Por qué son tan adictivos los juegos de smartphone?

0 Publicado en Innovación

angry-birds_dchaAngry Birds, Temple Run o Candy Crush: alguno de estos tres nombres te suena, muy probablemente, porque son tres de los juegos para smartphone con mayor número de usuarios. Y si no te suenan, es posible que sea porque haya otro título que a ti, tu pareja, tus hijos o, por qué no, tus nietos, les es imposible dejar. Son la nueva adicción, que en realidad no es tan nueva, pero que al llevarla en el smartphone la transportamos allá donde vamos.

¿Por qué son tan adictivos los juegos de smartphone? Deberíamos plantearnos una cuestión más amplia que es la de por qué jugamos. El juego forma parte de nuestras vidas desde nuestra más tierna infancia, y es bien sabido que el juego (no hablamos de juegos de azar aquí) está íntimamente ligado con el aprendizaje en todas sus vertientes.

Cuando el juego se convierte en una adicción

Hay al menos dos formas de enfocar la relación entre adicción y juego: la primera es la pesimista, que asume que toda persona que juega se convierte en adicta; la segunda abraza el juego como divertimento, y ve la adicción como lo que es (la posibilidad de que suceda cuando el tiempo de ocio fagocita los demás tiempos, como el tiempo en familia, el de trabajo, descanso, vida social).

En pocas palabras, una adicción es difícil de tratar, perjudica la vida cotidiana de las personas y las relaciones personales. El juego no, al menos no necesariamente. En el caso de los juegos electrónicos, hay dos cuestiones principales a tener en cuenta: sí pueden generar adicción; pero no tienen por qué hacerlo. Y tampoco tienen por qué influir en la personalidad más que cualquier otro tipo de ocio.

La adicción se define como un “hábito de conductas peligrosas o de consumo de determinados productos, en especial drogas, y del que no se puede prescindir o resulta muy difícil hacerlo por razones de dependencia psicológica o incluso fisiológica“. Hablamos de hábitos que evolucionan hasta provocar dependencia psicológica o fisiológica. No hablamos de adicción de la misma manera a cuando queremos referirnos a “afición desmesurada a algo”.

¿Por qué son tan absorbentes estos juegos, que pueden provocar adicción?

Es la pregunta que se formulan en esta página web, cuando discuten por las razones que hacen a estos juegos tan adictivos (normalmente, si se dice que un juego es adictivo significa que es un juego al que volvemos de manera recurrente porque nos divierte, no significa necesariamente que se produzca una adicción real en el sentido clínico). Si comparamos estos juegos con los “reales” (juegos de niños, por otro lado, como las construcciones, los puzzles o cualquier juego de mesa, para cualquier edad), las recompensas son diferentes, y el tiempo de preparación (que también se disfruta) es radicalmente distinto.

Un juego para smartphone es generalmente simple y fácil de entender, y que no requiere de recursos cognitivos, por lo que los niños y los adultos, por igual, pueden entender fácilmente sus principios básicos.

Al principio hay un sistema de aprendizaje por etapas, por lo que cada vez que el nivel de juego avanza un poco, el reto se reactiva y por lo tanto el bucle lúdico se renueva y el deseo de seguir recibiendo esas dosis fresca de gratificación nos hace volver a jugar una y otra vez.

Así que, como vemos, su propia simplicidad y la falta de un objetivo complejo (en Candy Crush solo tenemos que agrupar caramelos; en Temple Run solo tenemos que correr y esquivar obstáculos; en Angry Birds solo tenemos que derribar a los malvados cerdos) los hacen tremendamente adictivos y, si nos descuidamos, podemos caer en la adicción real.

Eso sí, no parece muy sorprendente que este tipo de juegos tan sencillos y fáciles de jugar debido a sus simples reglas sean juegos a los que todo el mundo quiere jugar. ¿Nos acordamos del famoso ‘Tetris’?

Etiquetas: , ,

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>