Estos robots pueden hacer nuestros trabajos hoy mismo

0 Publicado en Innovación

asimo honda
Los robots y, en general, todas las máquinas capaces de realizar tareas automatizadas, llevan entre nosotros décadas. Lo que ocurre es que los antiguos robots eran, por ejemplo, brazos robóticos en una línea de producción, o ingenios similares que poco nos recordaban a los robots de la ciencia ficción o de las películas futuristas.

Robot es, por definición, un agente artificial, mecánico o virtual, y normalmente una máquina electromecánica guiada a través de un programa de ordenador, o de circuitería electrónica. Existen decenas de clases de robots, desde los de tipo humanoide (ASIMO es el ejemplo más mediático), pasando por los robots industriales, de asistencia médica, enjambres de robots, nano robots y muchos más. Y, hoy, muchos de ellos hacen nuestros trabajos.

Robots cocineros, de atención al cliente, o asistentes personales

Muchas de las tareas más repetitivas que existen tienen a un robot como encargado. Esto es así en la industria desde hace décadas, con los robots de la cadena de montaje que hacen el trabajo duro, mientras los operarios humanos realizan labores de gestión y de control de calidad, asistiendo a los robots en el momento en que surge algún imprevisto.

robots presentadoras

Los robots pueden automatizar y encargarse hoy de tareas más complejas, o al menos en apariencia, como por ejemplo servir de punto de información en grandes áreas (áreas comerciales, aeropuertos, etc.), utilizando una “interfaz” humanizada, y gestionando las preguntas que pueden hacer clientes y visitantes, y respondiéndolas tras su procesado correspondiente. Con el paso de los años, y la lógica evolución y desarrollos técnicos, este tipo de asistente se generalizará y perfeccionará, pero ya existen ahora.

El robot cocinero es más complejo de conseguir, pero sí que existen ya robots especialistas en ciertas tareas en la cocina. En China nos encontramos un robot que corta noodles con maestría y, según los comensales, saben igual que los que puede preparar un humano, y tienen buena pinta. Para el propietario del restaurante, sencillamente ese robot hace el mismo trabajo que un humano, más rápido y es más barato que contratar un chef, por tanto, para él, ese robot es mejor que un humano. Y, en cierto sentido, así es dada la especificidad de la tarea.

Otro impresionante robot es el aparcacoches, un robot que opera en el aeropuerto de Düsseldorf y que es capaz de ubicar nuestro coche en el aparcamiento sin necesidad de que intervengamos en absoluto. Basta con dejar el coche dentro del área señalada, y Ray resolverá el problema. Este es mucho mejor que la versión más “común”, del robot que, mediante elevadores y una maquinaria muy compleja y poco flexible, reparte los coches entre las plazas (se le conoce como Multiparking).

¿Y qué decir de los robots diminutos capaces de arrastrar hasta 2.000 veces su propio peso? Estos pequeños gigantes son robots que tienen una clara aplicación: ser remolcadores natos capaces de llevar objetos pesados a los lugares más insospechados y sin poner en peligro vidas humanas. Un ejemplo: en un incendio, un pequeño robot de estas características podría trepar sin problemas arrastrando una escala de cuerda; en una montaña, se pueden enviar robots de este tipo con ayuda y asistencia sin necesitar desplegar un helicóptero o poner en riesgo a otros alpinistas. Lo realmente increíble es cómo un robot de 9 gramos de peso puede remolcar en vertical un objeto de 1 kg.

Que existan robots capaces de hacer nuestro trabajo no significa que el ser humano vaya a perder puestos de trabajo. Simplemente, el humano se podrá dedicar a otras cosas. Mientras no se alcancen cotas realmente avanzadas (hoy, propias de la ciencia ficción), no tendremos motivos para pensar que sea algo negativo que existan este tipo de robots.

En algunos casos, como los forzudos robots del último vídeo, la utilidad en situaciones complejas o peligrosas es innegable; en otras, como el robot pinche de cocina, la utilidad está ahí, y evita la contratación de un chef, sí, pero permite el desarrollo de una actividad que, de otra manera, a lo mejor no es rentable.

Etiquetas: ,

Deja un comentario en Estos robots pueden hacer nuestros trabajos hoy mismo

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>