Así es el próximo transporte urbano: el autobús elevado que proponen en China

1 Publicado en Innovación

Proyecto TEB-1 autobús elevado chino

La realidad urbana en China es preocupante: la polución crece sin frenos, la congestión de tráfico en las ciudades es de las más altas del mundo (15 de las 50 ciudades con más congestión del mundo según TomTom son chinas). Para tratar de frenar esta tendencia tan poco sostenible y contaminante, hace escasos meses que conocimos el proyecto de autobús urbano elevado, TEB por sus siglas en inglés (Transit Elevated Bus).

Como todo proyecto de gran envergadura, tiene pros y contras. Los beneficios más evidentes son la sustitución de decenas de coches por un solo vehículo eléctrico con capacidad para 300 personas por módulo (dispondrá de hasta 4 vagones, por tanto la capacidad total será de unas 1200 personas), con la consiguiente disminución del número de vehículos, incluyendo autobuses convencionales.

Concepto de autobús elevado chino

Por otro lado, las emisiones que se pueden “salvar” gracias a un vehículo de este estilo se pueden estimar en unas 2.000 toneladas, con el añadido de que el autobús elevado podría funcionar de manera parcial con energía solar. Por tanto es un proyecto ilusionante desde el punto de vista de la sostenibilidad y de cara al medio ambiente.

Otro punto a favor es el ahorro de costes que supone construir un TEB-1 frente a lo que supone construir un túnel subterráneo, por ejemplo para una línea de metro. Todas estas razones colaboran para hacer de este proyecto algo a tener verdaderamente en cuenta.

Como es lógico, un proyecto de esta magnitud tiene una serie de problemas que superar antes de llegar a ser viable, a pesar de que a primera vista es muy atractivo, como podemos apreciar en este vídeo.

Los problemas del TEB-1

Todo proyecto de gran envergadura se debe enfrentar a desafíos importantes, y el proyecto de autobús elevado sobre el tráfico no es menos. Para empezar, cualquier medio de transporte debe minimizar las interferencias con el resto de vehículos.

En el caso de TEB-1, su propia construcción y el sistema de tracción (raíles electrificados sobre el suelo) condicionará los lugares en donde se puede implantar, y obligará a asumir ciertas normas de tránsito, por ejemplo en las intersecciones. Aquí resumimos los desafíos actuales de este proyecto, desafíos que seguramente servirán para refinar la idea y llevarla a cabo:

  1. Su peso, con 15 toneladas por vagón (y las 300 personas que puede acoger, que asumiendo unos 70 kg de peso medio arroja otras 21 toneladas). Cuatro vagones llenos de viajeros serán casi 150 toneladas, lo que es inviable en algunas zonas urbanas, y en las demás supondrá un impacto muy fuerte en la degradación de las vías.
  2. Su altura total, y la altura libre desde el suelo. Este autobús tiene una altura máxima de 4,5 metros, lo que implica que no podrá circular por determinadas zonas de las ciudades; a la vez dispone de 2,1 metros desde el suelo para el tránsito de vehículos, algo que limita qué vehículos pueden pasar por debajo.
  3. La interacción con el tráfico, sobre todo una vez que el tráfico es “engullido”. La idea de que el autobús pase por encima del tráfico es potente porque nos sugiere que es un medio de transporte que no se verá afectado por la congestión. Pero la realidad es que el resto de vehículos pueden tener problemas: ¿cómo saber que el TEB-1 está llegando a su posición? ¿Qué sucede si estamos en un atasco, con nuestras maletas en el techo, y pasa el TEB-1? ¿Y si queremos cambiar de carril? Una vez debajo, ¿cómo vemos las señales de tráfico?

Es probable que no veamos este proyecto hacerse realidad tal cual está planteado ahora mismo, o en el vídeo promocional. Los problemas son serios, pero no insalvables, y la idea subyacente es buena porque contribuye a mejorar la movilidad urbana, es una solución sostenible y nos permitiría dejar de lanzar emisiones contaminantes a la atmósfera. Tan solo es una cuestión de tiempo, y posiblemente de replantearse algunas premisas de diseño.

Etiquetas: ,

Una respuesta a Así es el próximo transporte urbano: el autobús elevado que proponen en China

  1. Maria dijo:

    El problema de la contaminación esta en las personas, en su forma de pensar que no son capaces de soltar el coche, quieren ir de la puerta donde viven al trabajo por ejemplo en coche para poder aparcar lo más cerca de la puerta y no tener que caminar. También los gobiernos no ayudan porque hay que decir que transportes como el tren en España no es barato, en un coche pueden viajar 5 personas mientras que el mismo trayecto en tren para 5 personas puede valer 3 o 4 veces más en tren que en coche.

Deja un comentario en Así es el próximo transporte urbano: el autobús elevado que proponen en China

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>