¿De verdad se ahorra dinero con el cambio de hora?

0 Publicado en Hogar

Cambio hora_dchaEl cambio horario es algo que tenemos muy asumido en la sociedad, tanto el que supone retrasar los relojes una hora (el cambio a horario de verano), como el que supone adelantar las agujas del reloj 60 minutos, dando paso al horario de invierno. La idea principal de este cambio de hora es el ahorro energético, ajustando los horarios a las horas de sol, de manera que se aproveche más dicha luz solar, y se gaste menos electricidad.

Año tras año florecen artículos y estudios que pretenden llevar la razón en su bando de opinión: ¿sirve de algo cambiar la hora? ¿Se ahorra tanto como para justificar dichos cambios? ¿Cómo afecta a las personas el cambio de hora?

Se estima que el ahorro energético que se experimenta durante el horario de verano es de en torno al 5% para cada familia. Se asume que dicho ahorro energético tiene que ver con la adaptación de nuestros horarios a las horas de sol, ya que (también se supone) haremos nuestra actividad principal durante las horas de sol. Esto es, básicamente, el punto de discordia.

Habría que preguntarse, en verano ¿ahorramos energía por el horario de verano, o porque dejamos de gastar energía en calefacción, agua caliente y otros elementos para caldear el ambiente en casa? Pensemos en las horas de terraza nocturna que disfrutamos los veranos, ¿es lo mismo en invierno? ¿No hacemos más vida nocturna en verano aprovechando el fresquito nocturno?

Ahorro energético

El caso es que la mayoría de estudios se centran en el comportamiento de los particulares, pero no de los edificios comerciales. Los centros comerciales o grandes superficies mantienen las luces encendidas mientras haya personal trabajando, da igual que sea invierno, o verano.

Curiosamente, hay quien piensa que las necesidades eléctricas para iluminación son las que menos impacto tienen a la hora de ahorrar, o no, en el horario de verano. Incluso se afirma que dicho horario no hace más que aumentar las demandas energéticas:

Desde la Primera Guerra Mundial el mundo ha cambiado. La iluminación representa una pequeña parte del gasto energético y de electricidad en los hogares. El gasto relevante es en calefacción y refrigeración, en particular con la prevalencia del aire acondicionado. Nos estamos engañando cuando seguimos hablando de política energética, cuando hay estudios que muestran que no se ahorra energía.

No es que vayamos a negar la mayor sobre el ahorro, pero sí que podemos reflexionar un poco sobre lo que de verdad gastamos cuando cambiamos de estación. Las facturas muestran claramente cómo aumenta la demanda en el verano, cuando encendemos el aire acondicionado, y cómo aumenta en esos meses fríos del invierno cuando la calefacción trabaja durante el día, y a veces también por la noche.

Otro punto de vista similar sobre el cambio:

Durante los meses más fríos de la primavera y el otoño, sobre todo, puede pasar que los individuos utilicen más iluminación y calefacción eléctrica, independientemente de los ajustes de comportamiento. Del mismo modo, el horario de verano hará que el final de la tarde y durante la tarde-noche haga más calor, y más luz. Esto debería reducir la iluminación y el uso de la electricidad, pero es probable que conduzca a un mayor uso del aire acondicionado, por lo que es difícil establecer el verdadero efecto en la demanda de energía por la tarde-noche.

En nuestro país, además, tenemos dos extremos (por simplificar, diremos Cataluña y Galicia) que distan más de una hora solar entre sí. Es de suponer que lo que ahorra una Comunidad, lo desperdicia la otra, y viceversa (cuando cambia el horario). Por eso todo se complica y es bastante dudoso que se pueda hablar de un gran ahorro generalizado en un país cuyo territorio, en esencia, dista más de una hora solar entre sus extremos.

Como conclusión, al menos parcial, pensemos en que realmente ahorraremos más energía si nos preocupamos por utilizar de forma racional la iluminación, si utilizamos bombillas LED o de ahorro, si apagamos completamente los aparatos eléctricos que no utilizamos, si conseguimos mantener agradable la temperatura de nuestras casas sin recurrir a la fuerza bruta del aire acondicionado, o la calefacción.

Fotos | M. King, _m1ke

Etiquetas: , ,

Deja un comentario en ¿De verdad se ahorra dinero con el cambio de hora?

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>