Fundación MAPFRE presenta la exposición “Del divisionismo al futurismo. El arte italiano hacia la modernidad”

0 Publicado en Cultura

Angelo Morbelli Alba [Amanecer], c. 1891 Óleo sobre lienzo 79 × 55 cm Museu Nacional d’Art de Catalunya, Barcelona INV. MNAC 11137

Angelo Morbelli
Alba [Amanecer], c. 1891
Óleo sobre lienzo
79 × 55 cm
Museu Nacional d’Art de Catalunya, Barcelona
INV. MNAC 11137

Fundación MAPFRE te invita a conocer la exposición Del divisionismo al futurismo. El arte italiano hacia la modernidad, que plantea cómo desde el divisionismo y los estudios de la luz y el color, los pintores italianos encuentran un camino que desemboca de forma natural en el futurismo y las vanguardias del siglo XX.

Hoy, se ha celebrado en una rueda de prensa la presentación de esta exposición que abrirá sus puertas a partir del 17 de febrero hasta el 5 de junio. Gracias a la colaboración con el Mart, Museo di arte moderna e contemporanea di Trento e Rovereto, se inaugura en la Sala Recoletos de la Fundación Mapfre alrededor de 78 obras articuladas en 5 secciones en las que se examina la relación entre el divisionismo y el futurismo, dos movimientos que definen el nacimiento de la pintura moderna en Italia. Entre los artistas que influyeron en la renovación del arte italiano entre finales de siglo XIX y principios del siglo XX, se encuentran Giovanni Segantini, Giaccomo Balla, o Umberto Boccioni.

En la rueda de prensa han participado los comisarios de la exposición, Fernando Mazzocca, profesor de la Universidad de Milán, y Beatrice Avanzi, conservadora del Musée d’Orsay, y Pablo Jiménez Burillo, Director de Cultura de Fundación MAPFRE.

La fuerza revolucionaria del lenguaje divisionista sentará las bases para el nacimiento del futurismo, proponiendo una nueva estética fundada en la exaltación del progreso y la modernidad. “Antipasadistas” por definición, contrarios a todo lo que es tradición, historia, academia, afirman que “no puede existir pintura sin divisionismo”.

La Luz de la naturaleza

El principio divisionista de la descomposición de los colores, difundido por el marchante, crítico y pintor Vittore Grubicy de Dragon, encontró una aplicación particularmente eficaz en la representación del paisaje.

El objetivo común era el de establecer una relación más directa con la naturaleza, experimentada en plein air y cuya luz se pretendía captar diversificada según las condiciones atmosféricas y las horas del día, pero también en función del estado de ánimo del pintor. Si Alba de Morbelli, expuesta en la Triennale di Brera de Milán de 1891, muestra un lenguaje pictórico basado en la investigación casi científica de los efectos lumínicos, los paisajes de alta montaña pintados por Segantini reflejan una clara orientación simbolista que tiende a indagar y a representar el misterio de la naturaleza.

La deriva realista. El compromiso social

El predominio de obras dedicadas a temas políticos y sociales en las exposiciones trienales a partir de la celebrada en 1891 manifestaba un cambio de gusto e inspiración, así como una atención a las condiciones de vida de las clases más desfavorecidas. Centro de la economía y la industria de la época, Milán fue el escenario principal de las luchas y de las crecientes protestas de los trabajadores.
Riflessioni di un affamato, de Longoni, es un claro ejemplo de pintura de denuncia social que muestra el lado dramático de la vida moderna. Esta representación de temas sociales es compartida por Morbelli, que trata el duro trabajo de las mujeres recolectoras de arroz en Per ottanta centessimi!

La deriva simbolista. Una “pintura de ideas”

Los protagonistas del divisionismo, tras haber aplicado su nueva técnica a una representación más naturalista y casi científica de la realidad, se fueron aproximando progresivamente a una tendencia cada vez más simbolistas. A raíz de ello, se concentraron en la plasmación de temas universales, las “ideas”, tratando de indagar en los misterios del tiempo, de la vida, del amor y de la muerte.

Previati fue el mejor exponente de la “pintura de ideas” que, en oposición al realismo, trató de recorrer los territorios del sueño y del inconsciente. La pintura resulta cada vez más desmaterializada, alcanzando evocaciones casi musicales. Una atmósfera intensa, fantástica y visionaria, que se deja sentir en las obras de Plinio Nomellini y Giuseppe Mentessi.

Camino del futurismo

A principios del siglo XX, las teorías divisionistas se convierten en el lenguaje común a todos los pintores que devendrán futuristas, fundamentalmente gracias al papel del mayor de todos ellos, Giacomo Balla, que a principios de siglo fue maestro de Umberto Boccioni y Gino Severini.

Al mismo tiempo, descubren en Milán la ciudad industrial en pleno crecimiento y los barrios periféricos, que acabarán siendo uno de los temas recurrentes. De las visiones luminosas de las periferias salpicadas de chimeneas que protagoniza Sera d’aprile, pasará más adelante a la frenética ciudad nocturna iluminada por la luz eléctrica. Igualmente, esta energía comprimida se cierne sobre los suburbios pintados por Luigi Russolo como en Periferia-lavoro.

La pintura futurista. 1910-1915

Umberto Boccioni Costruzione spiralica [Construcción en espiral], 1913 Óleo sobre lienzo 95 × 95 cm Museo del Novecento, Milán INV. 5165

Umberto Boccioni
Costruzione spiralica [Construcción en espiral], 1913
Óleo sobre lienzo
95 × 95 cm
Museo del Novecento, Milán
INV. 5165

“La magnificencia del mundo se ha enriquecido con una nueva belleza: la belleza de la velocidad. [...] un automóvil rugiente que parece correr sobre la metralla es más bello que la Victoria de Samotracia”, proclamaba el Manifiesto del futurismo publicado por Filippo Tommaso Marinetti en Le Figaro el 20 de febrero de 1909. A la llamada se sumaron Boccioni, Carrà, Balla, Severini y Russolo, que en abril del año siguiente firmaban La pintura futurista.

A partir de su viaje a París en 1911 donde conoció el cubismo de Picasso y Braque, Boccioni comenzó a trabajar el espacio pictórico a través de la fragmentación de los objetos, lo que le permitiría alcanzar un equilibrio entre el dinamismo futurista y la descomposición de los volúmenes del cubismo, que logra en su obra Costruzione spiralica.

Etiquetas: ,

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>