El ahorro como herramienta de progreso de las personas y las sociedades

0 Publicado en Corporativo, Inversiones

Ahorro_dchaEl ahorro es algo que, en mayor o menor medida, todos tenemos en mente. Independientemente de nuestro nivel de ingresos, pensamos en el ahorro como algo positivo. Es guardar para poder tener; reservar para el futuro, para una necesidad puntual o para un capricho; es reservar parte de los ingresos para invertir. Lo veamos como lo veamos, el ahorro lleva entre nosotros desde tiempos inmemoriales, desde mucho antes, incluso, de que exista la moneda.

Algunas civilizaciones antiguas ya ahorraban mucho antes de la aparición del dinero, simplemente guardando el exceso de alimentos para épocas de carestía, o bien para mercadear con ellos (y obtener beneficios). En una economía de subsistencia, este mercadeo o trueque era también de subsistencia: no se podía acumular indefinidamente. Poco a poco surgió la necesidad de la creación de una moneda de cambio, y a partir de ahí se pudo desarrollar el ahorro y el crédito.

Para saber más sobre el ahorro a lo largo de toda la historia de la humanidad, especialmente a partir de que se estableciese el comercio como una actividad, por decirlo así, “global” (todo lo global que podía ser en cada época, lógicamente), Fundación MAPFRE publica un interesante ensayo titulado “El Ahorro en perspectiva histórica: una herramienta para el progreso de las personas y la sociedad“, que está disponible en los fondos de la Fundación para la consulta abierta.

Ahorro2_dchaEl objetivo de este ensayo es hacer hincapié en que el ahorro no es un concepto moderno, sino que nos acompaña desde hace miles de años, y que es además una herramienta clave en el desarrollo y en la prosperidad de las personas y las sociedades. La gestión responsable de las finanzas es fundamental para el progreso y nuestro desarrollo, y por ello es interesante echar la vista atrás y entender cómo ahorraban las diferentes civilizaciones.

Vivimos unos momentos difíciles, con incertidumbre e inestabilidad en el terreno económico y político, y muchas familias no tienen recursos o ánimos para ahorrar. A veces, examinar el pasado puede servir de ayuda y ofrecer inspiración, o esperanzas, para entender qué se puede hacer, dentro de las posibilidades de cada uno, para conseguir ahorrar y estar preparados para el futuro.

El libro empieza en Atenas y Roma, y nos cuenta cómo la invención de la moneda es el acelerador que hace posible pensar en el concepto del ahorro gracias a sus características, como el valor más o menos fijo, que no es algo perecedero y que requiere prácticamente nulo mantenimiento.

A lo largo de este particular recorrido histórico por el ahorro conoceremos la aparición de la deuda pública en las ciudades como una forma de inversión, cómo eran las inversiones en la España del Siglo de Oro, las inversiones en divisas de las familias italianas en el siglo XVII, o mecanismos como las loterías para la inversión de las ciudades. Con ello llegaremos a la época contemporánea en la que el ahorro vive momentos difíciles, pero sigue siendo posible por diferentes mecanismos.

De lectura muy recomendable y repleto de información, datos y curiosidades, el estudio del profesor Claudio Marsilio nos ofrece una perspectiva histórica del ahorro, y nos convence además de que no es una invención moderna como podría parecer.

Más información | Fundación MAPFRE

Enlace al estudio | Centro de documentación de la Fundación MAPFRE

Etiquetas: , ,

Deja un comentario en El ahorro como herramienta de progreso de las personas y las sociedades

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>